UNESCO: United Nations Educational Scientific and Cultural Organization

UNESCO Banner

SANTIAGO

EN PORTADA
Informe de Seguimiento de la Educación para Todos revela desiguales avances en América Latina y el Caribe

Realizado por un equipo independiente a petición de la UNESCO

EN PORTADA <br>Informe de Seguimiento de la Educación para Todos revela desiguales avances en América Latina y el Caribe

El Informe 2011 sobre el avance de la Educación para Todos, establece que el mundo no va por buen camino de alcanzar la metas fijadas para 2015. El documento titulado “Una crisis encubierta: conflictos armados y educación” fue ampliamente difundido por las oficinas de la UNESCO en la región.

De aquí a 2015 será necesario contratar 1,9 millones de maestros suplementarios en todo el mundo para conseguir la universalización de la enseñanza primaria.
Seis días de gasto militar de países ricos servirían para cubrir el déficit de 16.000 millones de dólares que registra la ayuda financiera externa de la EPT.

En el Marco de Acción sobre la Educación para Todos (EPT), adoptado por gobiernos de todo el mundo en Dakar (Senegal) el año 2000, se establecieron seis objetivos generales y toda una serie de metas específicas que debían alcanzarse en 2015. Ese marco llevaba por subtítulo “Cumplir nuestros objetivos comunes”. Once años después, la conclusión principal que se desprende del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2011 es que los gobiernos no están cumpliendo con el compromiso que contrajeron colectivamente.

Aunque se han conseguido logros importantes en muchos ámbitos, la conclusión principal del Informe es que no se podrán alcanzar la mayoría de los objetivos de la EPT. Los países afectados por conflictos armados tienen que afrontar problemas sobrecogedores y los gobiernos tendrán que actuar con un mayor espíritu de diligencia y con más determinación para poner a su alcance los objetivos.

Visión regional
En América Latina y el Caribe, los progresos hacia la Educación para Todos (EPT) en este último decenio han sido importantes, pero desiguales. El número de niños escolarizados en preescolar aumentó, muchos países lograron alcanzar el objetivo de universalizar la enseñanza primaria y el número de graduados de primaria que pasaron a la enseñanza secundaria también aumentó. En la mayoría de los países se logró la paridad entre los sexos en la escuela primaria y las tasas de alfabetización de los adultos fueron mejorando.

No obstante, siguen subsistiendo algunos problemas. En el Caribe, las tasas de escolarización primaria disminuyeron en un 9% y en el conjunto de la región había aún 2,9 millones de niños sin escolarizar en 2008. También existen 36 millones de adultos analfabetos absolutos y el nivel del aprovechamiento escolar sigue siendo bajo en muchos países.

Paralelamente, el financiamiento de la educación presenta distintas aristas conflictivas. Si bien varios gobiernos han destinado mayores recursos en educación, el grado de compromiso es muy variable. Menos del 40% de los países de la región sobre los que se dispone de datos pertinentes gastaron en 2008 más del 5,0% de sus PNB respectivos en educación. Sin embargo, hay grandes diferencias entre los países, ya que ese porcentaje varía de un 1,2% en Bermudas a un 13,8% en Cuba. Además, se evidencia el crecimiento de la ayuda internacional, especialmente en la educación básica (cerca del 40% de la ayuda total a la educación destinada a la región), aunque con evidentes fallas en su actuación.

Conflictos armados amenazan la EPT
La repercusión de los conflictos armados en la educación es un problema que se ha ignorado ampliamente. Se trata de una crisis encubierta que refuerza la pobreza, socava el crecimiento económico y retrasa el progreso de las naciones.

El caso de Guatemala es un ejemplo sumamente ilustrativo del impacto que puede tener un conflicto armado en la educación. Desde el estallido de la Guerra en 1965 hasta el inicio de las conversaciones de paz en 1991, las poblaciones indígenas de las zonas no afectadas por el conflicto ganaron 3,1 años de escolaridad, si bien es cierto que partían de una base muy baja. Al finalizar la guerra civil su promedio de años de escolaridad era más o menos el mismo que el de la población no indígena a mediados del decenio de 1960. Para las poblaciones indígenas de las zonas afectadas por el conflicto, la guerra civil marcó el inicio de un decenio de estancamiento, seguido por otro decenio de progresos con interrupciones (1979-1988) y un ritmo de recuperación mucho más lento. Durante el conflicto, la disparidad en materia de educación entre la población indígena de las zonas afectadas y el resto de la población indígena se acentuó, pasando de 0,4 a 1,7 años.

El Informe de Seguimiento de la EPT evidencia las amplias secuelas de los conflictos armados: establecimientos educacionales destruidos por ser usados como objetivos militares, heridas y traumas psicológicos en niños y jóvenes violentadas, reclutamiento de niños soldados, el arraigo cultural de la violencia cíclica, desviación del presupuesto nacional a recursos bélicos, desplazamiento interno de familias en la región, que tropiezan con importantes obstáculos para acceder a la educación.

Los objetivos
El Informe de Seguimiento de la EPT reúne dos miradas: una evaluativa, respecto al panorama de estado actual de la educación en el mundo y aplicaciones prácticas de políticas en educación, contextualizando además la situación de los países en conflictos armados; y otra propositiva, donde establece un programa para reforzar el papel desempeñado por los sistemas educativos en la prevención de conflictos y la edificación de sociedades en paz.

Es así como señala que en América Latina y Caribe, en cuanto al Objetivo 1 de la EPT -Atención y educación de la primera infancia (AEPI)- , se ha logrado continuar la disminución de las tasas de mortalidad, en parte gracias a que las madres con mayor instrucción tienen mejor información sobre salud. En el 2008, la tasa bruta de escolarización en ese tramo subió a un 68% en la región, existiendo casos especialmente bajos en Guatemala, Paraguay y la República Dominicana (35%). Dada la relación que existe entre los niños educados tempranamente y sus exitosos resultados en pruebas de desarrollo cognitivo realizadas en cursos superiores, se concluye que fomentar los programas de AEPI es una de las inversiones más rentables que pueden hacer los gobiernos en el campo de la educación.

Respecto al Objetivo 2 -Enseñanza primaria universal (EPU)- existen noticias alentadoras. La región está a punto de lograr la universalización de la enseñanza primaria, ya que la tasa neta ajustada de escolarización ha aumentado desde 1999 y llegó a alcanzar en 2008 el 95%. Los desafíos hoy apuntan a acelerar este proceso y trabajar en el ingreso debido -ya que actualmente un poco más de dos tercios de los niños se insertan en la escuela primaria a la edad que debieran- y a mantener la supervivencia escolar hasta el último grado de primaria para los niños de todos los orígenes socioeconómicos. El Informe destaca que la lucha contra el fenómeno de la deserción escolar exige una acción en diferentes ámbitos, como ocurrió en el Proyecto de Educación Rural (PER) de Colombia, que, enfocado en la calidad y pertinencia de los programas educativos, abarcó el 2006 cerca de 6.500 escuelas, reduciendo considerablemente las tasas de deserción en zonas agrarias.

En el Objetivo 3 -Aprendizaje de los jóvenes y adultos- se registra en los últimos años un aumento de la escolarización en secundaria, llegando a existir 9 de 10 adolescentes de la región cursando estudios secundarios en 2008. Pero aun así, existían al menos 2 millones de jóvenes fuera de los sistemas educativos. En la conclusión de los estudios continúan influyendo gravemente la pobreza, el lugar de domicilio y el sexo. Paralelo a este fenómeno, el acceso a la enseñanza superior se ha ampliado rápidamente, siendo uno de los más veloces del mundo. El informe apunta a que el desafío de la región se perfila hacia el lado de incrementar y extender programas de aprendizaje y adquisición de competencias que resulten adecuados y pertinentes.

Sobre el Objetivo 4 -Alfabetización de los adultos - las cifras demuestran un desarrollo paulatino pero muy desigual en América Latina y el Caribe. En Guatemala y Nicaragua, por ejemplo, menos de ocho de cada diez adultos saben leer y escribir, mientras que ocho países de la región han conseguido universalizar la alfabetización de los adultos. Considerando que en 2008, un 9% de la población adulta no sabe leer ni escribir, es difícil que se logre este objetivo globalmente al 2015. El Informe revela que en la región existen programas de alfabetización pero que para que estos sean eficaces debe existir la combinación de una enérgica voluntad política con una definición clara de sus destinatarios específicos y un respaldo financiero adecuado.

En el Objetivo 5 -Paridad e igualdad entre los sexos- se ha logrado casi una completa participación de niños y niñas en educación primaria en la región, pero en secundaria las disparidades entre los sexos suelen ir en detrimento de los varones y esta situación está empeorando. El valor del índice de paridad entre los sexos (IPS) regional en secundaria fue de 1,08 en 2008, mientras que en 1999 se cifró en 1,07. Las disparidades entre los sexos en favor de las niñas son mayores en Argentina, Honduras, Nicaragua, la República Dominicana y Suriname, donde los IPS oscilaron entre 1,13 y 1,28 en 2008.

En relación al Objetivo 6: Calidad de la educación, se observa un aumento en la cantidad de docentes: en 2008, la región contaba con unos 2,9 millones de maestros de primaria, lo que supone un aumento del 8% con respecto al número registrado en 1999. En cuanto a las evaluaciones del aprendizaje, éstas han puesto de manifiesto la existencia de grandes diferencias en el aprovechamiento escolar entre los países de la región, así como grandes desigualdades dentro de cada uno de ellos. El Informe señala que reducir las disparidades en el aprendizaje exige una labor concertada donde es fundamental la labor de las escuelas y el docente, la existencia de ayuda adicional para los sectores en detrimento y la aplicación de evaluaciones nacionales para el enfoque de las políticas públicas.

Cuatro medidas para avanzar
La crisis encubierta de la educación obedece fundamentalmente a deficiencias en cuatro ámbitos: la protección, la prestación de servicios educativos, la reconstrucción y la consolidación de la paz. No resultará fácil corregir esas deficiencias porque están profundamente institucionalizadas y arraigadas en otras carencias más generales de la cooperación internacional. Sin embargo, el cambio es posible porque el costo humano, social y económico de esa crisis encubierta es tan elevado que la continuación de la rutina actual, como si no pasara nada, no constituye una opción.

Respecto a la protección, se hace fundamental acabar con la cultura de la impunidad que permite que se queden sin castigo violaciones flagrantes de los derechos humanos que destruyen vidas, impiden la asistencia de los niños a la escuela y socavan sus perspectivas de aprender. Para eso, se necesita que mejore el mecanismo de supervisión y presentación de Informes internacionales en lo referente a los niños y los conflictos armados, además de mejorar los informes sobre educación, criminalizar la violación y abuso sexual y apoyar decididamente los planes nacionales de lucha contra las violaciones a los DDHH.

Proporcionar educación a los niños atrapados en conflictos armados, ya que los mismos niños y sus padres han demostrado una extraordinaria determinación por tratar de mantener el acceso a la educación en estas situaciones. Para eso, se necesita un cambio en el modo de concebir la ayuda humanitaria, aumentar la dotación financiera, efectuar mediciones fiables de necesidades, reformar los dispositivos de gobernanza y clarificar los mandatos de organismos relacionados.

Acerca de la reconstrucción, el Informe señala que la educación puede ser un elemento esencial en los procesos de recuperación nacional, ya que ofrece a los gobiernos establecidos después de los conflictos, un medio para cosechar de manera inmediata, muy visible y duradera los beneficios de la paz. Reconstruir con éxito la educación de un país puede contribuir a la legitimación del gobierno y al establecimiento de sociedades encaminadas hacia un futuro más pacífico.

Hacer de la educación una fuerza de paz, incluye reconocer que la política de educación es parte integrante del programa de consolidación de la paz, integrar las evaluaciones de situaciones posteriores a conflictos y la consolidación de la paz en las estrategias nacionales de educación, incrementar los recursos del Fondo para la Consolidación de la Paz y reforzar el papel de la UNESCO y el UNICEF en las iniciativas de consolidación de la paz. Este aspecto se vuelve relevante al considerar que la educación muy rara vez es la causa principal de los conflictos, pero sí suele ser un factor subyacente de las dinámicas políticas que sumen a los países en la violencia. Los conflictos armados dentro de un Estado suelen guardar relación con lo que se percibe como agravios e injusticias vinculados a cuestiones de identidad, religión y pertenencia a una etnia o región determinada. La educación puede tener un papel decisivo en todos estos ámbitos y hacer que la balanza se incline del lado de la paz o de la guerra.

Las conclusiones de este informe están respaldadas por cuatro premios Nobel: Oscar Arias
Sánchez, Shirin Ebadi, José Ramos-Horta y el arzobispo Desmond Tutu.

Difusión del Informe en A. Latina y el Caribe
Las oficinas de la UNESCO en la región realizaron diversas actividades para dar la más amplia cobertura al Informe de Seguimiento de la EPT, que fue lanzado oficialmente el 1 de marzo en la Universidad de Columbia, Nueva York.

La Oficina Regional de Educación (OREALC/UNESCO Santiago) organizó un lanzamiento regional en la capital chilena. Las palabras iniciales estuvieron a cargo de Jorge Sequeira, Director de la Oficina; Marcela Gajardo Codirectora del Programa de Promoción de la Reforma Educativa de América Latina y el Caribe (PREAL) y de María Eugenia Paniagua Secretaria General de la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana (CECC/SICA).

El 1° de marzo, en La Habana, se lanzó el Informe con la presencia del el Embajador Juan Antonio Fernández Palacios, presidente de la Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, Aurora Fernández, viceministra del Ministerio de Educación Superior de Cuba, así como Rolando Forneiro e Irene Rivera, viceministros de Educación de ese país.

Por su parte, la UNESCO en San José de Costa Rica, realizó el 3 de marzo una presentación del Informe con la presencia del Ministro de Educación de Costa Rica, Leonardo Garnier.

En Guatemala, la UNESCO presentó el Informe el 3 de marzo de 2011, con la participación de 200 personas de la comunidad educativa, gobierno, academia y ONGs. El panel de presentación fue integrado por el Coordinador Residente de Naciones Unidas, representantes de ONU Mujeres, y de la UNESCO, el Ministro de Educación y el Embajador de Noruega. El informe fue comentado por especialistas guatemaltecos en educación, conflicto armado y paz.

Cifras de la región
El 4% de los niños del mundo privados de escuela viven en América Latina y el Caribe.
9% de los adultos de la región de América Latina y el Caribe son analfabetos absolutos (36 millones de personas)
En 2008 había casi 20 millones de estudiantes matriculados en los centros de enseñanza superior de América Latina y el Caribe, lo que representa una cifra dos veces mayor que la registrada en 1999.

Enlaces de interés
Informe de Seguimiento. Panorámica regional de América Latina y el Caribe
Mapa digital interactivo del Informe de Seguimiento de la EPT
Sitio web del evento regional realizado por la Oficina Regional de Educación OREALC-Unesco Santiago
La grabación en vídeo del lanzamiento internacional a la Universidad de Columbia en Nueva York, EE.UU, 1 de Marzo - Realmedia | Windows media

  • 02-07-2011