Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
El Director General condena los atentados violentos y sistemáticos contra los medios informativos en Iraq

El Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, expresó hoy su firme repulsa por los atentados violentos y sistemáticos de que son objeto los medios de información en Iraq, e hizo un llamamiento para que se emprenda una acción resuelta a fin de que los periodistas puedan cumplir con su cometido profesional en este país. Koichiro Matsuura ha hecho esta declaración a raíz del atentado más mortífero perpetrado hasta la fecha contra un medio informativo y de toda una serie de actos de violencia llevados a cabo contra periodistas y personas que trabajan para los medios de comunicación de masa.

El 12 de octubre varios hombres provistos de armas de fuego irrumpieron en los locales de la emisora de televisión por satélite Shaabiya, causando la muerte de 11 personas entre las que figuraba su director general, Abdul-Rahim Nasrallah Al-Shimari, jefe del Partido Nacional de la Justicia y el Progreso y propietario de este medio de difusión. El canal televisivo Shaabiya, que se halla en fase de ensayo, tenía que haber empezado a emitir regularmente sus programas a partir de finales del presente mes de octubre.

Este ha sido el segundo atentado contra un canal de televisión iraquí en menos de dos semanas. En efecto, el 1º de octubre un vehículo atestado de explosivos reventó delante del edificio de la emisora de televisión Al-Rafidain, ocasionado la muerte de dos peatones e hiriendo a cinco empleados de este medio informativo.

El 3 de octubre, Azad Muhammad Hussein, un reportero de 29 años de edad que trabajaba para la emisora de radio Dar Al-Salam, fue raptado en el barrio de Al-Shaab al norte de Bagdad. Su cuerpo, que llevaba huellas de tortura, fue identificado una semana después en el depósito de cadáveres de la capital iraquí.

Desde entonces, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) ha informado de que el 9 de Octubre un grupo no identificado de hombres armados secuestró en los barrios del sur de Bagdad a Ali Karim, redactor jefe del semanario independiente Nabad Al-Shabab. Al parecer, los secuestradores han pedido un rescate de 50.000 dólares a la familia de este periodista.

El 4 de octubre, Jassem Hamad Ibrahim, conductor de vehículos al servicio de la cadena de televisión Al-Iraqiya, fue asesinado a balazos poco después de haber conducido a un lugar de los alrededores de la ciudad de Mosul a un grupo de camarógrafos que iban a filmar un reportaje.

“Condeno los atentados violentos y sistemáticos perpetrados contra los periodistas y los medios de comunicación de masa en Iraq,” ha declarado el Director General, antes de agregar que “la comunidad internacional y las autoridades iraquíes deben emprender una acción resulta para apoyar a los medios de información en este terrible combate por libertad de expresión, un derecho fundamental de la persona humana que es la piedra angular de los demás derechos humanos”.

“La edificación de una democracia y el retorno a la paz y al Estado de derecho en un país que ha padecido tanta violencia y opresión durante decenios de su historia –ha dicho también Koichiro Matsuura– está supeditada en gran medida a la capacidad de los medios de información, tanto los del servicio público como los independientes, para desempeñar su labor. Se debe admitir que es una tarea prioritaria mejorar la seguridad de los valerosos profesionales que trabajan en condiciones tan atroces y corriendo riesgos personales de tan gran envergadura.

“Entre tanto, no puedo sino rendir homenaje al increíble valor de que dieron muestras los profesionales asesinados en el atentado contra el canal de televisión Shaabiya: Abdul-Rahim Nasralá Al-Shimari y su escolta Alí Jabber; el subdirector general del canal, Nufel Al-Shimari; los presentadores Thaker Al-Shouwili y Ahmad Sha’ban; el director administrativo, Sami Nasralá Al-Shimari; el especialista en videomontaje, Hussein Alí; los tres guardianes de los que no conozco sus apellidos, sino sólo sus nombres: Maher, Ahmad y Hassan; y el empleado encargado del grupo electrógeno de la emisora, cuyo nombre no se ha dado a conocer todavía. Asimismo, deseo formular mis votos más sinceros por el pleno y pronto restablecimiento del director de programas, Mushtak Al-Ma’muri, y del jefe del servicio informativo, Muhammad Kathem, que fueron gravemente heridos durante el atentado.

“Rindo asimismo tributo a la memoria de Azad Muhammad Hussein y Jassem Hamad Ibrahim. Tengo la esperanza de que el sentimiento de solidaridad que experimentamos por su sacrificio contribuirá a movilizar la energía necesaria para ganar el combate contra sus asesinos, cuyo deseo es mantener al pueblo iraquí en las tinieblas de la ignorancia. Espero, por otra parte, que Ali Karim sea liberado pronto y pueda engrosar de nuevo las filas de todos editores de prensa y periodistas de Iraq que han contraído con la opinión pública de su país y del mundo entero el compromiso de mantenerla informada de los acontecimientos que tienen lugar en esta nación”.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), el número total de periodistas y trabajadores de los medios informativos asesinados en Iraq desde el 20 de marzo de 2003 se cifra hasta ahora en 85 y 35, respectivamente. Así, el conflicto que asola Iraq se ha convertido en el más mortífero para la prensa de todos los ocurridos en los últimos veinticinco años.

La UNESCO es el único organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen…”.



 
Autor(es) UNESCOPRENSA
Fuente Comunicado de prensa N°2006-128
Fecha de publicación 13 Oct 2006
© UNESCO 1995-2007 - ID: 35106