Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
El Director General de la UNESCO condena enérgicamente el asesinato de Safia Ama Jan, docente y eminente defensora de los derechos de la mujer afgana

El Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, ha expresado hoy su más firme repulsa por el asesinato de Safia Ama Jan, defensora de los derechos de la mujer afgana y destacada defensora de la educación de las niñas, que murió de resultas de los disparos que le fueron asestados con armas de fuego el 25 de septiembre en las proximidades de su domicilio, en la ciudad de Kandahar.

El Sr. Matsuura ha anunciado también que la UNESCO iba a llevar a cabo un estudio sobre las violencias ejercidas contra el personal de la educación, a fin de poder comprender mejor el alcance de este fenómeno, determinar en qué ambitos los educadores corren más riesgos y examinar qué se puede hacer para mejorar su seguridad. Una vez publicado, este estudio estará dedicado a la memoria de la Sra. Ama Jan.

“Safia Ama Jan ha sido asesinada por su defensa de los derechos de la mujer y su inflexible determinación para lograr que las niñas de Afganistán reciban educación”, dijo el Director General. “Este acto inadmisible ha de ser condenado como un crimen perpetrado contra el pueblo afgano, contra los padres, los niños y todos los que se esfuerzan por reconstruir esta gran nación. No se debe escatimar esfuerzo alguno para llevar a los autores de este cobarde atentado ante los tribunales de justicia”.

“Esta misma semana, el 5 de octubre, vamos a celebrar el Día Internacional del Docente para rendir homenaje a los millones de educadores del mundo entero que trabajan para pertrechar a nuestros hijos con el bagaje que les permita tener un futuro mejor. Safia Ama Jan había sido docente y, bajo la dominación de los talibanes, había arriesgado su vida organizando una escuela clandestina para niñas en su propio hogar. Luego, en su calidad de Directora de los Asuntos de la Mujer de la provincia de Kandahar, había trabajado sin descanso para que todas las niñas fueran a la escuela y para que las mujeres recibiesen formación técnica y profesional.

“Su valor ha sido una fuente de inspiración para todos nosotros. Su muerte violenta es un penoso recordatorio de que los defensores de los derechos humanos, y en especial de los derechos de la mujer, del derecho a la educación y de la educación de las niñas, se hallan a menudo en la primera línea del combate por esos derechos y sus vidas se ven constantemente amenazadas.

“Las autoridades nacionales y la comunidad internacional deben permanecer unidas contra las fuerzas que intentan aniquilar los esfuerzos realizados por personas como Safia Ama Jan. La educación es uno de los pilares del desarrollo, la prosperidad y la paz. Es un derecho humano. Debemos hacer cuanto esté a nuestro alcance por defender a los que trabajan en este sector de importancia tan esencial y garantizar su seguridad”.



 
Autor(es) UNESCOPRENSA
Fuente Comunicado de prensa N°2006-123
Fecha de publicación 03 Oct 2006
© UNESCO 1995-2007 - ID: 34911