Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Abdulaye Wade, Presidente de Senegal, recibe el Premio de Fomento de la Paz Félix Houphouët-Boigny 2005
Contacto editorial: Jasmina Sopova, Sección de Relaciones con la Prensa, tel. +33 (0)1 45 68 17 17 - Email
Contacto audiovisual: Ariane Bailey, Photo Unit, tel. +33 (0)1 45 68 16 86 - Email

16-05-2006 8:00 pm Koichiro Matsuura, Director General de la UNESCO, y Henry Kissinger, ex Secretario de Estado estadounidense y premio Nobel de la Paz, hicieron entrega hoy del Premio de Fomento de la Paz Félix Houphouët-Boigny 2005 al Presidente Senegalés, Abdulaye Wade, en la sede de la UNESCO . El acto solemne de la entrega tuvo lugar en presencia de los siguientes jefes de Estado: Jacques Chirac (Francia), João Bernardo Vieira (Guinea-Bissau), Teodoro Obiang Nguema Mbasogo (Guinea Ecuatorial), Ravalomanana (Madagascar), Marc Amadu Tumani Turé (Malí), Mamadu Tandja (Níger), Olusegun Obasanjo (Nigeria) y Jakaya Kikwete (República Unida de Tanzania). Además, estuvieron presentes dos patrocinadores del premio, Adbu Diuf, Secretario General de la Organización Internacional de la Francofonía y ex Presidente de Senegal, y Henri Konan Bédié, ex Presidente de Côte d'Ivoire, y otras personalidades políticas como el Secretario General de la Liga de Estados Árabes, Amr Musa, y el Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos.

Todos los oradores rememoraron la figura del extinto Presidente de la Côte d’Ivoire, Félix Houphouët-Boigny, del que recibe su nombre el premio, y destacaron el importante papel que viene desempeñando el Presidente Wade en calidad de mediador en los conflictos en África, así como su intervención en la gestión y prevención de éstos.

“El premio se ha otorgado al Presidente Abdulaye Wade por su contribución a la democracia en su país y su papel de mediador en las crisis y litigios políticos del continente africano”, declaró el presidente del Jurado, Henry Kissinger, antes de congratularse por el hecho de que este año el galardón se hubiese atribuido a un hijo de África y presidente de un país, el Senegal, que “ha sabido efectuar la transición política en un clima de paz y cooperación” y “se ha convertido en un ejemplo para los demás países de África y del mundo”.

En su alocución durante la ceremonia, Koichiro Matsuura se dirigió así al Presidente de Senegal: “Desde su comienzo en la escena política en 1974, […] ha recorrido usted una trayectoria que le ha llevado de la oposición al cargo de primer magistrado de su país, en el que se ha esfrozado por modernizar la vida política senegalesa, haciendo de la educación y la cultura dos elementos medulares de la acción de los poderes públicos”. “Bajo su gobierno, Senegal se ha convertido en un país modelo en el ámbito de la Educación para Todos, al dedicar casi 40% de su presupuesto nacional a las actividades educativas”, prosiguió diciendo el Director General, antes de añadir: “También ha sabido dar un nuevo impulso al renacimiento del continente africano, participando personalmente con sus colegas en la forja de ese pacto de solidaridad innovador y prometedor que es la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD)”.

Por su parte, el Presidente Chirac destacó que el premio “recompensa con sumo acierto un pensamiento y una acción al servicio de la paz y la democracia, rindiendo así homenaje a una trayectoria política dedicada al buen entendimiento entre los hombres”. Luego, agregó que “todos conocemos la resuelta determinación [del Presidente Wade] de defender los derechos humanos y la democracia en Senegal” y se congratuló en especial por “la decisión de abolir la pena de muerte en su país”.

Tras declarar que el premio constituye un gesto de reconocimiento y aliento, el Presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, hizo hincapié en los conflictos que padece el continente africano en estos términos: “En África hemos padecido demasiados conflictos en el pasado y seguimos afrontando los numerosos problemas que se dan dentro de cada una de nuestras naciones y entre ellas. Pese a los éxitos notables que hemos logrado, es inmenso el camino que nos queda por recorrer hacia la instauración de una paz y democracia auténticas en nuestros países”.
Esbozando la semblanza de su sucesor en la presidencia del Senegal, Abdu Diuf dijo: “Su intervención positiva en los numerosos focos de tensión de nuestro continente ha causado admiración. La tregua en Côte d’Ivoire y la solución de las crisis en Madagascar y Guinea-Bissau son algunos de los éxitos a los que se ha hecho acreedor”. Luego, agregó que “al atribuirle el premio, el jurado presidido por el Dr. Henry Kissinger le confiere a usted una gran responsabilidad, de la que no me cabe duda que sabrá apreciar en su justo valor: la prosecución de la obra de paz, concordia, diálogo y fraternidad del Presidente Félix Houphouët-Boigny”.

“Fue uno de los primeros dirigentes africanos en proclamarse liberal y luchar contra el régimen de partido en el África de habla francesa”, dijo Henri Konan Bédié refiriéndose a Wade, antes de agregar que “junto con Leopoldo Sédar Senghor y mi amigo y hermano Abdu Diuf, […] su contribución al establecimiento del pluralismo político en Senegal fue un factor esencial del surgimiento de una democracia moderna en el país”.

Esta distinción no me corresponde a mí solo”, declaró Abdulaye Wade cuando recibió el premio. “Si tenemos en cuenta que el hombre es producto de su medio cultural, el mérito ante todo le corresponde a mi pueblo, el pueblo senegalés, que me ha inculcado los valores universales de la tolerancia y la paz”.

El galardonado precisó que “el importe del cheque recibido con el premio se destinará a la ‘Cabaña de los Chiquitines’, un centro de enseñanza preescolar para niños de 2 a 6 años de edad, cuya creación propuso personalmente durante las celebraciones del Día Internacional de la Alfabetización, organizadas por la UNESCO en Dakar en 2003. Ese centro tiene por objetivo “poner al alcance de los niños africanos juguetes educativos desconocidos en su entorno tradicional y acoger a diario al abuelo, o la abuela, que viene de la aldea para contar una leyenda africana”.

Considerando que el premio “no sólo es una recompensa y un estímulo, sino también una invitación a perseverar en la búsqueda de la paz”, Abdulaye Wade hizo hincapié en el papel desempeñado por la educación en la edificación de un mundo en paz, en estos términos: “La Historia nos ha demostrado sobradamente que la paz no sólo es la ausencia de guerra. En efecto, la ausencia de guerra no es más que un punto de partida, una condición sine qua non […] La paz es una vida impregnada de armonía, respeto mutuo y amor […] Para vivir juntos en paz, empecemos primero por educar y formar a nuestros hijos”.


Webcast



Fuente Comunicado de prensa N°2006-42
Autor(es) UNESCOPRENSA


 ID: 33002 | guest (Leer) Updated: 19-05-2006 2:17 pm | © 2003 - UNESCO - Contact