Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
La calidad de la Educación para Todos corre peligro a causa de la penuria de docentes
Contacto editorial: Sue Williams, Sección de Relaciones con la Prensa, tel. +33 (0)1 45 68 17 06 - Email

25-04-2006 5:00 pm De aquí a 2015 el África Subsahariana necesitará 1.600.000 maestros más en las aulas para que todos los niños puedan recibir enseñanza primaria, según un nuevo informe elaborado por el Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU). También se prevé una penuria crónica de docentes en los Estados Árabes, que en menos de un decenio tendrán que incrementar en 26% el número de docentes para alcanzar ese mismo objetivo. En el informe, titulado “Los docentes y la calidad de la educación: seguimiento de las necesidades mundiales para 2015”, se proporcionan evaluaciones a nivel internacional y regional sobre la situación de los docentes y la calidad de la educación. Al poner de relieve las tendencias que se dan en lo que respecta a la cantidad y calidad de los docentes, el informe examina las medidas que se pueden adoptar para reducir la discrepancia entre esos dos factores, en particular en los países en desarrollo. También compara los puntos fuertes y las carencias en materia de contratación de docentes, las políticas de distribución geográfica del profesorado y sus condiciones de trabajo en los distintos países del mundo.

En el próximo decenio será necesario contratar a más de 18 millones de docentes en todo el mundo. El África Subsahariana es la región que ha de afrontar el desafío de mayor envergadura, ya que su número tendrá que aumentar en 68% durante ese periodo. De aquí a 2015, algunos países deberán aumentar muy considerablemente sus efectivos de maestros para conseguir la universalización de la enseñanza primaria, por ejemplo en Chad tendrán que cuadruplicarse prácticamente, pasando de 16.000 a 61.000, y en Etiopía habrán de multiplicarse por dos.

En los Estados Árabes será menester crear 450.000 nuevos puestos de docentes, principalmente en Arabia Saudita, Egipto, Iraq y Maruecos. Por su parte, la región del Asia Meridional y Occidental necesitará 325.000 docentes suplementarios. El país de esta región con mayor déficit de docentes es Afganistán, donde el número de docentes deberá aumentar al ritmo de un 9% anual a lo largo de todo el próximo decenio, según las estimaciones del IEU.

No obstante, en algunos países donde está disminuyendo la población en edad escolar se necesitarán menos maestros. Por ejemplo, en China se puede prever que de aquí a 2015 será necesario reducir el número de maestros en 1.800.000, mientras que en la India la reducción será más modesta: 50.000 docentes. La disminución del número de escolares ofrecerá la posibilidad de mejorar la calidad de la educación, al permitir que se inviertan más recursos por docente y alumno.

Por regla general, los países que necesitan más maestros son los que cuentan con el personal docente menos calificado. Se estima que para ejercer la docencia es necesario como mínimo haber cursado el primer ciclo de la enseñanza secundaria. No obstante, hay países como la República Democrática Lao y el Congo donde sólo 45% y 57% de los maestros, respectivamente, cumplen con ese criterio. En el informe se exponen con claridad qué políticas se deben aplicar para solucionar los problemas que plantean tanto la cantidad como la calidad de los docentes.

Los motivos de preocupación por la calidad del profesorado se dan incluso en las regiones del mundo más desarrolladas. América del Norte y Europa Occidental afrontan un problema de escasez de profesores especializados, sobre todo en las disciplinas científicas y en matemáticas. Esta situación es una consecuencia de la evolución demográfica y las condiciones de trabajo de los docentes. Al mismo tiempo que los profesores de más edad se van jubilando, los recién llegados a la profesión docente no tienen tanto interés por ejercerla de forma perdurable. Esto es particularmente cierto en países como España, los Estados Unidos e Irlanda, donde se necesitará contratar un total de 1.200.000 docentes a lo largo del próximo decenio, sobre todo para compensar el número de deserciones de la profesión.

En el informe también se presentam una serie de estimaciones relativas a los países del África Subsahariana más gravemente afectados por el sida. La epidemia de esta enfermedad no sólo está reduciendo el volumen de las poblaciones en edad escolar, sino que además está incrementando los índices de disminución del profesorado. En la peor de las hipótesis, un país como Mozambique necesitaría contratar en el próximo decenio 155.000 maestros –esto es, un número casi tres veces superior al de los que actualmente están en ejercicio– para lograr la universalización de la enseñanza primaria y compensar las pérdidas de docentes (índice de desgaste de 10%).

Los países que más docentes necesitan son los que al mismo tiempo tienen que afrontar restricciones presupuestarias más rigurosas. A muchos de ellos sólo les queda la opción de recurrir a paradocentes que, por regla general, tienen una calificación profesional inferior a la de los maestros titulares y reciben remuneraciones mucho más bajas. Éstas oscilan entre un 25% y un 50% del sueldo de un maestro titular. En el Congo, por ejemplo, más de la mitad de los maestros de primaria son “padres voluntarios” que han recibido muy poca o ninguna formación pedagógica formal.

Níger representa un caso extremo a este respecto. En efecto, desde 1998 el gobierno de este país ha venido contratando masivamente a paradocentes jóvenes carentes de formación. Aunque el índice de terminación de los estudios primarios pasó de 17% a 25% entre 2000 y 2004, es muy probable que este progreso entrañe costos encubiertos debidos tanto al menoscabo de la condición de los maestros titulares como a la merma de la calidad de la educación.

No obstante, en el informe se admite que el recurso a los paradocentes puede representar para ciertos países un instrumento flexible que les permita hacer frente a necesidades apremiantes. Pero si los gobiernos institucionalizan ese instrumento provisional convirtiéndolo en solución a largo plazo, la condición general de la profesión docente puede sufrir un grave deterioro.

Para equilibrar las ventajas y desventajas del recurso a los paradocentes, en el informe del IEU se exponen los medios para integrarlos en el sistema normalizado mediante una formación adecuada y una remuneración equitativa, tal como se hace, excepcionalmente, en Bangladesh. “De no ser así –concluye el informe–, el decaimiento del estado de ánimo de los docentes irá dañando progresivamente la totalidad del sistema escolar, al socavar su motivación para impartir una enseñanza de calidad, lo cual conducirá a que se den índices más elevados de desgaste del número de maestros en los países que más necesitan disponer de nuevos docentes”.

Este informe se publica en la semana de la Educación para Todos (24 al 28 de abril), que cada año conmemora el aniversario del Foro Mundial de la Educación celebrado en Dakar (Senegal) en 2000. El objetivo de la Semana es recordar a los gobiernos y a la comunidad internacional que han de mantener su promesa de lograr la Educación para Todos de aquí a 2005. El tema de las celebraciones de este año, organizadas por la Campaña Mundial para la Educación es “Cada niño necesita un maestro”.






Fuente Comunicado de prensa N°2006-34
Autor(es) UNESCOPRENSA


 ID: 32740 | guest (Leer) Updated: 02-05-2006 12:55 pm | © 2003 - UNESCO - Contact