Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Mantener la educación superior a un alto nivel
Contacto editorial: Sue Williams, Sección de Relaciones con la Prensa, tel. +33 (0)1 45 68 17 06 - Email

05-12-2005 2:00 pm La UNESCO y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) dieron a conocer públicamente en París una serie de directrices destinadas a proteger a los estudiantes que cursan estudios en el extranjero contra la prestación de servicios de enseñanza superior de escasa calidad. Las Directrices constituyen una respuesta al crecimiento exponencial experimentado por la enseñanza superior, que ha sido impulsado por el número y la movilidad cada vez mayores de los estudiantes y profesores universitarios, así como por el correlativo aumento de la cantidad de proveedores de servicios en este nivel de educación.

Se estima que en los países miembros de la OCDE cursan sus estudios dos millones de estudiantes extranjeros, de los cuales 61% son oriundos de naciones que no pertenecen a esa organización. Según el Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), de cada diez estudiantes que cursan sus estudios en el extranjero, cinco son asiáticos, tres europeos y uno africano. La mitad de todos ellos están matriculados en centros de enseñanza superior de Europa y 25% en Estados Unidos.

La gama de los proveedores de enseñanza superior también se ha ampliado de forma espectacular, desde las universidades e institutos de enseñanza superior tradicionales hasta las entidades virtuales especializadas en el aprendizaje por medios electrónicos, y desde las empresas privadas nacionales y firmas internacionales hasta las organizaciones emanadas de asociaciones entre organismos del sector público y grupos del sector privado. Según la OCDE, el valor estimado del mercado de la enseñanza superior en sus Estados Miembros representa como mínimo una cifra de 40.000 millones de dólares anuales.

Este crecimiento vertiginoso está llamado a proseguir. Se estima que, hoy en día, hay más de 100 millones de estudiantes en los centros de enseñanza superior del mundo entero, y se prevé que antes de 2020 se alcanzará la cifra de 125 millones.

Las Directrices de la UNESCO y la OCDE constituyen una respuesta a las preocupaciones que se han manifestado acerca de la calidad de la enseñanza ofrecida en este nuevo mercado de la educación superior. “La calidad es una cuestión importante”, ha dicho Peter Smith, Subdirector General de Educación de la UNESCO, antes de añadir que “la Organización ha venido alentando desde mucho tiempo atrás la internacionalización de la educación y la participación de toda una serie de copartícipes, pero debemos proteger también a los estudiantes contra los recursos de aprendizaje inadecuados, las prestaciones de servicios de enseñanza de baja calidad, las “fábricas” de títulos y diplomas, y las instituciones falaces”.

Las directrices enumeran las responsabilidades que incumben a los proveedores de programas de enseñanza superior para estudiantes extranjeros en los siguientes ámbitos: ofrecer cursos de calidad comparable a los que se ofrecen a los estudiantes nacionales del país; impulsar el establecimiento de un sistema global de garantía de la calidad y de titulación; hacer hincapié en la necesidad de incrementar la transparencia en lo que atañe a la calidad –lo cual permitirá a los estudiantes adoptar decisiones con buen conocimiento de causa– y facilitar la convalidación de títulos; agrupar a las distintas partes interesadas y subrayar la necesidad de que colaboren; e invitar a las organizaciones estudiantiles a que participen activamente en la tarea de garantizar la calidad en las prestaciones de servicios educativos.

Esta es la primera vez que la UNESCO y la OCDE han colaborado para la elaboración de directrices de este tipo. Aunque éstas no revisten un carácter vinculante, el hecho de que hayan sido aprobadas por dos organizaciones internacionales a las que pertenecen un total de 191 países les confiere una autoridad muy considerable.

Las dos organizaciones seguirán efectuando una labor conjunta para aplicar las Directrices. La UNESCO se encargará de dirigir las actividades de creación de capacidades, por ejemplo la asistencia técnica a los gobiernos con vistas a la preparación de marcos de regulación, la organización de talleres regionales y subregionales, y la elaboración de material de formación. Además, la UNESCO y la OCDE crearán un portal internacional en Internet donde figurará una lista de todas las instituciones y entidades proveedoras de enseñanza superior reconocidas.






Fuente Comunicado de prensa N°2005-148
Autor(es) UNESCOPRENSA


 ID: 31080 | guest (Leer) Updated: 06-03-2006 5:45 pm | © 2003 - UNESCO - Contact