Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Más necesaria que nunca, la UNESCO celebra su sexagésimo aniversario

16-11-2005 5:30 pm “Lo que celebramos hoy no es el recuerdo de acontecimientos pasados, sino el orgullo de una presencia audaz frente a los desafíos del tiempo presente”, declaró el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, al dar la bienvenida al millar de personas que asistieron hoy en París a la celebración del sexagésimo aniversario de la Organización. El presidente de Ucrania, Viktor Yuchenko, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Philippe Douste-Blazy, el antropólogo francés Claude Levi-Strauss y los ex directores generales de la UNESCO Federico Mayor Zaragoza (España) y Amadu-Mahtar M’Bow (Senegal), tomaron hoy la palabra en la UNESCO con motivo de las celebraciones del sexagésimo aniversario de la Organización. El presidente de la Conferencia General, Musa Bin Jaafa Bin Hassan (Omán) y el presidente del Consejo Ejecutivo, Zhang Xinsheng (China) participaron igualmente en la ceremonia.

La UNESCO de hoy, aseguró Koichiro Matsuura, debe “estar alerta en todos los frentes, desde la defensa de los derechos humanos a la salvaguardia del patrimonio común de la humanidad, de la difusión de una educación de calidad para todos a la promoción de un desarrollo sostenible respetuoso con los hombres y la biosfera, del examen sumamente delicado de las cuestiones de bioética a la denuncia de las discriminaciones de que son objeto las mujeres”.

“La experiencia intelectual de esta Organización ha permitido resolver los problemas más complejos”, declaró Viktor Yuchenko, para quien “la preservación del patrimonio moral de la humanidad” debe ser una de las tareas principales de la UNESCO. “Ello atañe en particular a la edificación de valores comunes aceptables por todos. [...] El reconocimiento mundial del concepto de diversidad cultural es un ejemplo elocuente de ello”, agregó.

El presidente Yuchenko subrayó la importancia de un “diálogo humano permanente” que tenga en cuenta “las especificidades de las tradiciones sociales, culturales y morales de la humanidad”. “La UNESCO debe dotarse de instrumentos de influencia eficaces para prevenir la intolerancia interétnica o religiosa, la aplicación inhumana de los progresos tecnológicos o la destrucción de sitios del patrimonio cultural”, añadió.

El canciller francés Philippe Douste-Blazy estimó por su parte que uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la Organización es la Educación para Todos, que consideró “la clave del desarrollo y una barrera esencial contra todas las intolerancias y las desigualdades”. Asimismo, destacó la importancia de las ciencias de la vida: “Frente a las desviaciones de la ‘ciencia sin conciencia a las que nos expone el desarrollo exponencial de las tecnologías de los vivos, la UNESCO debe velar más que nunca por el respeto de la dignidad humana”. El ministro mencionó también la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales: “Ningún texto normativo ha despertado tanto interés y entusiasmo en la historia UNESCO como éste”, dijo, agregando que Francia está trabajando para ratificar la Convención lo antes posible.

Claude Levi-Strauss habló en su intervención de “las razones profundas por las que un etnólogo puede sentirse en connivencia con misiones como las que imparte la UNESCO en ámbitos en apariencia tan diversos” y mencionó, en este sentido, las nociones de civilización, condición humana, diversidad cultural, biodiversidad y raza.

“Apenas terminada la Segunda Guerra Mundial y aún bajo la conmoción provocada por el horror que inspiraban la teoría y práctica de las doctrinas racistas que causaron la masacre de poblaciones enteras y los campos de exterminio, era normal que la UNESCO considerara como su misión más urgente la crítica científica y la condena moral de la noción de raza”, dijo. Desde 1951, la UNESCO elaboró y varias declaraciones sobre las razas que fueron actualizándose. “Una tarea tanto más necesaria cuanto que hay biólogos que, en publicaciones recientes, están tratando de volver a dar un estatuto a la noción de raza. Y, aunque sea con acepciones diferentes de las que la palabra tuvo en el pasado, siguen siendo muy delicadas de retocar”, precisó el autor de Raza e Historia (París, UNESCO, 1952).

El senegalés Amadu-Mahtar M’Bow, Director General de la UNESCO de 1974 a 1987, pronunció un discurso sobre la UNESCO y las ambiciones del desarrollo en el que pasó revista a los momentos clave de la historia de la Organización. “Toda la actividad de la UNESCO contribuye de una u otra manera al desarrollo”, dijo. “La paz social, al igual que la paz entre naciones son en gran medida tributarias del desarrollo”, añadió, antes de concluir que “sería artificial, en la tarea de la UNESCO, separar actividad intelectual de acción normativa y actividad operativa”.

Federico Mayor Zaragoza (España), que fue Director General de 1987 a 1999, subrayó la importante contribución de la UNESCO a la creación de estándares universales en sus ámbitos de competencia. “En 1995, [...] la UNESCO adoptó uno de los documentos más preciosos y luminosos de su historia: la Declaración sobre la Tolerancia, que hoy deberíamos leer y releer en los centros educativos, en los parlamentos, en los consejos municipales... para que las culturas entreveradas fueran origen de cohesión y no de discordia”, dijo Mayor, que, a continuación, mencionó la los textos adoptados sobre el genoma humano y la diversidad cultural, “que forman parte de esos puntos de referencia, esos asideros éticos de la UNESCO y el Sistema de Naciones Unidas en su conjunto”.

Koichiro Matsuura hizo entrega de una medalla especialmente acuñada para el sexagésimo aniversario de la Organización a Claude Levi-Strauss, a Federico Mayor y a Amadu-Mahtar M’Bow.

La ceremonia precedió a la inauguración del coloquio internacional “60 años de historia de la UNESCO”, que reunirá, hasta el 18 de noviembre, a más de 60 historiadores, antropólogos y filósofos*.


*Programa



Fuente Comunicado de prensa N°2005-137
Autor(es) UNESCOPRENSA


 ID: 30869 | guest (Leer) Updated: 16-11-2005 5:37 pm | © 2003 - UNESCO - Contact