Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Los Presidentes de Irán y Argelia hacen en la UNESCO un llamamiento en favor del diálogo entre civilizaciones

05-04-2005 4:00 pm Seyed Mohamad Khatami, Presidente de la República Islámica del Irán, y Abdelaziz Buteflika, Presidente de Argelia, abogaron hoy por un diálogo abierto entre las civilizaciones, condición imprescindible para mejorar las relaciones internacionales y fomentar el desarrollo.bout_khat_250.jpg En la sesión de apertura de la Conferencia Internacional sobre el Diálogo entre Civilizaciones, Culturas y Pueblos, a la que acudieron más de 300 participantes, entre los que se contaban eminentes universitarios y decisores procedentes de la región de los Estados Árabes, Asia, Europa y los Estados Unidos de América, el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, elogió la iniciativa del Presidente Khatami, que fue el primero en preconizar el inicio de un “movimiento político e intelectual que volviese a hacer del diálogo una noción fundamental para la gestión de los asuntos mundiales”, abriendo así paso a que se proclamase 2001 Año de las Naciones Unidas del Diálogo entre Civilizaciones.

Recordando que el diálogo fue la base de la creación de las Naciones Unidas y la UNESCO, el Director General dijo que “los procesos de mundialización, al crear un marco sin precedentes para los encuentros e interacciones entre los pueblos, han dado una importancia absolutamente vital a la tarea de tender puentes entre las civilizaciones, las culturas y los pueblos”.

“Este diálogo –prosiguió diciendo el Sr. Matsuura– debe estar sólidamente basado en la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales, únicos elementos susceptibles de garantizar una paz y un desarrollo duraderos y condiciones indispensables para toda reconciliación”.

Durante la conferencia, tanto los oradores como los participantes rindieron homenaje al difunto Papa Juan Pablo II por su contribución al diálogo, la paz y la mutua comprensión, observando un minuto de silencio en memoria suya.

En su discurso, el Presidente Khatami encomió la labor realizada por la UNESCO en pro del diálogo entre las civilizaciones, destacando en especial la aprobación de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en 2003, la adopción de Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural en 2001, la preparación de una convención sobre la diversidad cultural y los trabajos relativos a la ética en el quehacer científico.

Según el Presidente Khatami, los acontecimientos de septiembre de 2001 pusieron de manifiesto que el “diálogo entre civilizaciones se ha convertido en un elemento apremiante, tanto en el plano político como en el económico”. El Presidente iraní explicó que, si bien las influencias mutuas entre las civilizaciones existen desde milenios atrás, la novedad de la noción del diálogo entre ellas estriba en que imprime un “carácter consciente” a esas influencias. A este respecto, agregó que “es posible influir o dejarse influir sin tener conciencia de ello, mientras que el diálogo exige, por definición, una comunicación consciente”.

El diálogo descansa en el discurso y el lenguaje, prosiguió diciendo el Presidente Khatami, antes de añadir que “la esencia del lenguaje es la comunicación entre los seres vivos, o dicho sea con otras palabras, el diálogo posibilita el conocimiento de sí mismo, del prójimo y del mundo”. Refiriéndose a Platón, que “había formulado en su tiempo la unidad de la belleza, la verdad y la justicia”, el Presidente iraní dijo que “el diálogo es asimismo hermoso, moral y garante de verdad a un tiempo”.

“En mi condición de musulmán –dijo– tengo la firme convicción de que la hermosura de la religión emana de la justicia [y de que] toda forma de entender de la religión que, de uno u otro modo, justifique la injusticia va en contra del verdadero sentido de la religión”, agregó Mohamad Khatami.

Abogando por una moralización de la política, el Presidente iraní dijo lo siguiente: “La traducción del diálogo entre las civilizaciones en el plano político consistiría en decir que la cultura, la moral y el arte deben prevalecer sobre la política. […] Mientras la política siga siendo ajena a la moral e impermeable a la cultura […] los derechos humanos no serán defendidos [...]”.

Haciendo una distinción entre la noción de diálogo y la de negociación, el Presidente Khatami dijo: “En el plano político, el diálogo entre civilizaciones significa rechazar el terrorismo y la violencia. […] El diálogo también supone luchar contra la larga serie de flagelos que afectan a la humanidad, por ejemplo el hambre pavorosa que aflige al mundo segando las vidas de niños y adultos, el creciente deterioro del medio ambiente, los peligros que se ciernen sobre las familias, la permisividad moral y la carencia en regiones enteras de recursos necesarios para impartir educación a los niños y los adolescentes”.

El Presidente Khatami sugirió que se crease una organización no gubernamental para promover el diálogo entre las civilizaciones y declaró que acogería con satisfacción cualesquiera observaciones y propuestas que pudieran formularse a este respecto.

En su discurso, el Presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, dijo que había acudido a la conferencia con el ánimo de sumar su voz “a las de los hombres y mujeres que tienen fe en un futuro menos incierto para nuestro mundo. […] El diálogo entre las civilizaciones es uno de los factores que impulsan el progreso, ya que permite difundir las innovaciones producidas por cada una de ellas. Este diálogo es un vector de la perfectibilidad del género humano en su conjunto y de la tarea nunca acabada de humanizar a la humanidad”.

“El terrorismo no está inscrito en la matriz de la civilización musulmana”, declaró el Presidente Buteflika, antes de añadir lo siguiente: “Nada puede justificar esta demencia mortífera y esta hecatombe insensata. […] Tanto en el pasado reciente o lejano como en el presente, no hallamos nada que pueda abonar la tesis de un choque entre las dos civilizaciones que viven a ambas orillas del Mediterráneo. A menudo pacíficamente –y sólo en ocasiones contadas y excepcionales con brutalidad– esas dos civilizaciones han vivido influyéndose mutuamente y manteniendo un diálogo recíproco más o menos intenso, según las épocas. Cada interlocutor ha sido, alternativamente, alumno o maestro del otro, aclimatando en su propio espacio las innovaciones que mejor le convenían, aunque en un principio le hubiesen sido impuestas por la fuerza”.

El Presidente argelino añadió: “Ninguna civilización, ya sea la occidental u otra cualquiera, tiene la clave de la universalidad. Cada civilización debe participar, a su ritmo y dando prioridad a lo que le convenga, en un proceso diversificado e incesante de universalización del género humano”.

A continuación, el Presidente Buteflika aludió a “la edificación de un mundo plural […] que todos los seres humanos sin excepción hiciesen suyo, dentro de la diversidad”, antes de agregar lo siguiente: “Ese mundo en marcha hacia la felicidad no lograría alcanzar ese objetivo uniformizando por un mismo rasero los hábitos, las conductas, las ideas y los valores propios de cada pueblo. La felicidad con la que todos soñamos depende de nuestra capacidad para entender al prójimo y aceptarlo con su diversidad, que lejos de constituir un obstáculo puede ser una fuente de progreso para el género humano, a condición de ponerla al servicio de éste”.

Con respecto a las nuevas tecnologías de la comunicación y la información, el Presidente Buteflika dijo que “el monopolio ejercido por un número sumamente reducido de Estados sobre esas tecnologías conduce de hecho a que impongan su lenguaje digital al resto del planeta que –impotente y pasivo– consume los productos que de ellas se derivan”.

“Para que el diálogo sustituya a la actitud de replegarse en sí mismo y llegue a ser un factor de estabilidad y seguridad internacionales, convirtiéndose así en una fuerza al servicio de bienestar de la humanidad, es imperativo que el hemisferio sur, y más concretamente su componente árabe y musulmán, emprenda las reformas necesarias que se imponen en el mundo de nuestros días. Este imperativo es innegable.”

Después de estos dos discursos, se celebró una sesión dedicada al preguntas y respuestas entre los participantes y ambos presidentes.

La UNESCO, en su calidad de organización que tienen encomendada la coordinación las actividades relacionadas con el diálogo entre las civilizaciones, ha adoptado toda una serie de iniciativas en todos sus ámbitos de competencia: la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación.

Photo © UNESCO/Michel Ravassard


Conferencias internacionales anteriores (en íngles)



Fuente Comunicado de Prensa N°2005-38
Autor(es) UNESCOPRENSA


 ID: 26761 | guest (Leer) Updated: 06-04-2005 2:20 pm | © 2003 - UNESCO - Contact