Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Culmina con éxito el proyecto conjunto de la UNESCO y el Japón para la salvaguarda del sitio de Bamiyán (Afganistán)

23-12-2004 4:30 pm Del 18 al 20 de diciembre se han reunido en Tokio expertos en conservación del patrimonio cultural, junto con delegados de los gobiernos de Afganistán y Japón y representantes de la UNESCO, para hacer un balance de la lograda ejecución del proyecto de la UNESCO y el Japón destinado salvaguardar el sitio cultural de Bamiyán, cuyas estatuas colosales de Buda fueron destruidas por los talibanes en marzo de 2001. Gracias a este proyecto, se han podido efectuar consolidaciones de emergencia y, al mismo tiempo; se han efectuado averiguaciones –esperadas desde hace mucho tiempo– sobre la edad de los bienes culturales del sitio.Bamiyan_insid.jpg

Los participantes en la tercera reunión del Grupo de Trabajo de Expertos examinaron las actividades ya realizadas para consolidar los nichos de los Budas, preservar los restos de las estatuas, proteger las pinturas murales contra el deterioro, realizar una descripción del sitio y formar a personal local. Pese a las grandes pérdidas ocasionadas por el vandalismo de los talibanes, el sitio sigue conservando vestigios artísticos importantes, en especial pinturas murales de incalculable valor. De ahí que los participantes en la reunión hayan formulado recomendaciones para una eventual prosecución del programa de preservación del sitio, cuya primera fase (2002-2004) se benefició de una financiación internacional, a la que el Gobierno de Japón contribuyó con una suma de 1.815.967 dólares.

Cabe destacar la presencia en la reunión de Norio Suzuki, Director General Instituto Nacional de Investigación sobre los Bienes Culturales (Tokio, Japón), Haron Amin, Embajador del Afganistán en Japón, Ghulam R. Yusufzai, Viceministro de Cultura del Afganistán, y Abdul Khaliq Khaleeq, Vicegobernador de Bamiyán, así como la asistencia de representantes del Ministerio de Información y Cultura de Afganistán, del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), del Instituto Nacional de Investigación sobre los Bienes Culturales (Japón) y de la División del Patrimonio Cultural de la UNESCO.

El proyecto fue iniciado por la UNESCO y las autoridades afganas y japonesas, a raíz del envío de una misión al sitio poco después del derrocamiento de los talibanes. Los expertos comprobaron que menos del 20% de las pinturas murales habían permanecido indemnes después de 22 años de guerra y que los nichos practicados en los farallones que albergan las efigies de Buda presentaban indicios de un riesgo de desmoronamiento inminente. En los dos últimos años se han adoptado medidas para evitar esta catástrofe y restringir el acceso de visitantes a las 25 grutas con pinturas rupestres situadas en los valles de Bamiyán, Foladi y Kakrak, que forman parte del sitio de Bamiyán. Gracias a una dotación de fondos del Gobierno de Alemania, el ICOMOS pudo empezar a adopter medidas destinadas a salvaguardar fragmentos de las dos estatuas gigantescas de Buda con miras a su futuro estudio. El ICOMOS pudo recurrir a la técnica de datación con carbono 14 para determinar la edad de las dos estatuas de Buda: la efigie más pequeña se remonta al año 507 de nuestra era, mientras que la más grande data del año 551. Como en todas las dataciones efectuadas con carbono 14, el margen de error es mínimo: unos 15 años en este caso.

Se efectuaron trabajos de documentación e inventarios de las pinturas de las grutas y se recogieron los fragmentos desprendidos de las paredes. El profesor Kosaku Maeda de la Universidad de Wako (Japón) utilizó la técnica de datación con carbono 14 para evaluar la edad de las pinturas de las 25 grutas, pudiéndose averiguar así que fueron ejecutadas entre los siglos V y IX de nuestra era.

La Fundación Messerschmitt (Alemania) suministró gratuitamente un andamiaje de grandes dimensiones para proceder a un apuntalamiento de emergencia de los farallones y los nichos de las dos estatuas de Buda. El andamiaje fue transportado hasta Bamiyán por unidades del ejército alemán, y la empresa italiana RODIO se encargó de llevar a cabo la primera fase del apuntalamiento urgente de los nichos. Por su parte, la empresa japonesa PASCO elaboró una serie de mapas topográficos y una maqueta tridimensional del relieve del sitio de Bamiyán y sus alrededores.

El Instituto Nacional de Investigación sobre los Bienes Culturales (Japón) efectuó una serie de sondeos arqueológicos y reconocimientos del terreno en el valle de Bamiyán y comarcas adyacentes, a fin de determinar qué zonas necesitan ser protegidas contra los asentamientos humanos, las actividades agrícolas y la creación de infraestructuras de carácter intrusivo. Asimismo, a lo largo de todos estos trabajos el Instituto impartió una formación profesional al personal del Ministerio de Información y Cultura del Afganistán, lo cual permitió la preparación de un plan maestro preliminar.

Los participantes en la reunión de Tokio han convenido en que es imprescindible proseguir las actividades emprendidas en la primera fase del proyecto, que se ha centrado sobre todo en la aplicación de medidas de emergencia. Sigue siendo necesaria la adopción de medidas a más largo plazo para garantizar una protección perdurable del sitio de Bamiyán. En 2003, el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO reconoció el notable valor universal de este sitio, inscribiéndolo a la vez en la Lista del Patrimonio Mundial y la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro con la denominación de “Paisaje cultural y vestigios arqueológicos del Valle de Bamiyán”. El sitio es un exponente de las creaciones artísticas y religiosas características de la antigua Bactriana entre el siglo I y el XIII, en las que confluyeron distintas influencias culturales que desembocaron en la creación de la escuela de arte búdico del Gandhara. Asimismo, la región del Valle de Bamiyán cuenta con varios conjuntos monásticos y santuarios budistas, y también con algunos edificios fortificados de la época islámica.


Para más información, consúltese: www.unesco.org/culture/tangibleheritage/afghanistan

Photo © UNESCO






Fuente Comunicado de Prensa Nº 2004 - 127
Autor(es) UNESCOPRESS


 ID: 24321 | guest (Leer) Updated: 29-12-2004 11:31 am | © 2003 - UNESCO - Contact