Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
CREACIÓN EN NUREMBERG DE LA COALICIÓN EUROPEA DE CIUDADES CONTRA EL RACISMO

10-12-2004 6:10 pm Una nueva Coalición Europea de Ciudades contra el Racismo y la Xenofobia vio la luz hoy en Nuremberg (Alemania) en el transcurso de la cuarta Conferencia Europea “Ciudades por los Derechos Humanos”,* a la que asistieron representantes de 140 ciudades.

Trece ciudades europeas – Badalona, Barcelona y Madrid en España; Gap, Lyón y París en Francia, Bolonia, Pescara y Santa Maria Capua Vetera en Italia; Londres, Nuremberg, Sarajevo y Estocolmo firmaron una declaración de intenciones por la que, tras aprobación de sus respectivas instancias municipales, se adherirán a la Coalición, que adoptó un plan de acción en diez puntos. Otras ciudades manifestaron también su interés de unirse a la red.

La Coalición Europea de Ciudades contra el Racismo es la primera etapa en la construcción de la Coalición Internacional de Ciudades contra el Racismo, propuesta por la UNESCO en marzo de 2004. La UNESCO considera que las ciudades no sólo son los focos principales de la mezcla étnica y cultural, sino que además constituyen espacios excepcionales para llevar a cabo una lucha concreta contra el racismo, la xenofobia y las discriminaciones conexas. De ahí que la Organización propusiera la creación de una red de ciudades interesadas por los intercambios de experiencias y competencias, a fin de mejorar sus políticas destinadas a contrarrestar el racismo.

En una primera etapa, se crearán coaliciones en las distintas regiones del mundo. Las ciudades de cada región adoptarán su propio Plan de Acción y se agruparán en torno a una de ellas, que desempeñará el papel de “guía”. Las ciudades signatarias del Plan se comprometerán luego a incorporarlo en sus estrategias y políticas municipales, así como a dedicar los recursos humanos, presupuestarios y materiales necesarios para su ejecución. Después de la Coalición europea, en 2005 se crearán sendas coaliciones en estas tres regiones: América Latina y el Caribe, América del Norte y África.

El Plan de Acción europeo, adoptado en la reunión de Nuremberg, comprende un conjunto de diez compromisos que abarcan distintas esferas de competencia local –educación, vivienda, empleo, actividades culturales y deporte– y presenta propuestas de acción que las autoridades locales pueden completar y desarrollar.

El primero de los diez puntos adoptados en Nuremberg se refiere al reforzamiento de la vigilancia contra el racismo. Entre los ejemplos de acción propuestos, figuran la creación de un dispositivo especial de consulta de distintos protagonistas de la vida social (jóvenes, artistas, organizaciones no gubernamentales, representantes de asociaciones locales, funcionarios policiales y judiciales, etc.), así como la incorporación de la cuestión del racismo y las discriminaciones en la temática tratada por los distintos mecanismos consultivos
ya existentes en el municipio (parlamentos de jóvenes, consejos de personas de edad, etc.). El segundo punto se refiere a la observación de las políticas municipales y la evaluación del racismo y la discriminación, a fin de organizar o desarrollar el acopio de datos sobre estos problemas, definir objetivos y crear indicadores comunes. El tercero tiene por objetivo apoyar a las víctimas del racismo y la discriminación. Ese apoyo puede revestir diversas formas, desde la creación de un cargo de mediador hasta la adopción de medidas disciplinarias para sancionar los eventuales actos o conductas racistas de los funcionarios municipales.

El cuarto punto prevé la información y participación de los ciudadanos. Su objetivo es mejorar la información de los habitantes de la ciudad acerca de sus derechos, deberes, medios de protección y posibilidades de interponer recursos legales mediante un enfoque participativo, y más concretamente mediante la organización de consultas con los proveedores y usuarios de servicios. En el quinto punto se pide a las ciudades que promuevan activamente prácticas equitativas en materia de empleo. El punto siguiente apunta al mismo objetivo porque pide a los municipios que, en su calidad de empleadores, garanticen la igualdad de oportunidades y suministren servicios con equidad. Entre los ejemplos de acción, figuran la determinación y satisfacción de las necesidades de los empleados municipales en materia de aprendizaje y desarrollo, la promoción de un diálogo directo intercultural, o la creación de un programa especial de becas de estudio y formación en favor de los jóvenes pertenecientes a grupos discriminados.

En el séptimo punto se pide la adopción de una política resuelta encaminada a intensificar la lucha contra la discriminación en el acceso a la vivienda. El punto siguiente se refiere a la educación y propone, por ejemplo, la atribución de la denominación “Escuelas de la igualdad” para distinguir a las que llevan a cabo una labor en contra del racismo, o bien la adopción de una especie de “pliego de condiciones” en los centros docentes para luchar contra la discriminación en el acceso a la educación y el racismo en los recintos escolares. Los dos últimos puntos reclaman, respectivamente, la promoción de la diversidad cultural por diversos medios (financiación de proyectos o de locales de reunión, atribución de nombres de otras culturas a las calles, etc.) y la creación de dispositivos para solucionar conflictos y prevenir los delitos de corte racista.

* La Conferencia Europea “Ciudades por los Derechos Humanos” es una red de municipios que se creó en octubre de 1998 en Barcelona, con motivo del 50º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. De las 41 ciudades que se adhirieron ese año al Compromiso de Barcelona para crear la red, se pasó a un total de 235 –repartidas por 21 países europeos– en el año 2000, cuando se adoptó la Carta Europea de los Derechos Humanos en la Ciudad.

Más información –en inglés y francés– sobre la Coalición Internacional de Ciudades contra el Racismo en: www.unesco.org/shs/villescontreracisme






Fuente Comunicado de prensa No 2004-120
Autor(es) UNESCOPRENSA


 ID: 24076 | guest (Leer) Updated: 14-12-2004 10:45 am | © 2003 - UNESCO - Contact