Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
El Director General pide la liberación de los periodistas franceses rehenes en Iraq

El Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, hizo hoy un llamamiento urgente para que se libere a Christian Chesnot y Georges Malbrunot, dos reporteros franceses retenidos como rehenes en Iraq, y condenó fuertemente los vergonzosos ataques de que son objeto los periodistas en ese país.



“Pido con fuerza y con urgencia a quienes los retienen que liberen a Chesnot y Malbrunot, dos civiles que ejercen una profesión cuya importancia es fundamental”, dijo Matsuura, que agregó: “Los periodistas en el desempeño de su labor están protegidos por la Convención de Ginebra y sus Protocolos, y es totalmente inaceptable que las facciones en conflicto los usen como moneda de cambio en sus contiendas. Estos ataques no contribuirán al bienestar del pueblo de Iraq y, además, acciones como ésta son contrarias a las enseñanzas del Islam”, declaró el Director General.

“Estoy profundamente preocupado por los vergonzosos ataques de que son objeto los profesionales de los medios informativos en Iraq, y deseo rendir tributo a su valor y a su compromiso ejemplar con la libertad de expresión.”

Chrisitian Chesnot, de 38 años, corresponsal de Radio Francia Internacional y Georges Malbrunot, de 41, enviado especial del diario francés Le Figaro desaparecieron hace diez días en la ruta que une Bagdad y Nayaf. Según el Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa, 51 profesionales de los medios de comunicación de 16 países han muerto cubriendo el conflicto iraquí. El balance más doloroso corresponde a los periodistas iraquíes, de los cuales han muerto 28.


La UNESCO es la única agencia de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen...”.



 
Autor(es) UNESCOPRENSA
Fuente Comunicado de prensa N°2004-77
Fecha de publicación 31 Aug 2004
© UNESCO 1995-2007 - ID: 22465