Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
LOS MINISTROS DE LOS PAÍSES DE AFRICA OCCIDENTAL ENCARGADOS DEL MEDIO AMBIENTE DESEAN QUE LA NEPAD UTILICE LAS RESERVAS DE BIOSFERA COMO LABORATORIOS DEL DESARROLLO SOSTENIBLE

En una mesa redonda celebrada hoy en la sede de la UNESCO, los ministros encargados de la protección del medio ambiente de los países del África Occidental invitaron a la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) a utilizar las reservas de biosfera de la UNESCO como laboratorios para el desarrollo sostenible de su región.



Los ministros declararon lo siguiente: “Preocupados por el deterioro continuo del medio ambiente y la agravación concomitante de la pobreza en todo el continente africano, nos comprometemos a promover la utilización de las reservas de biosfera como sitios operacionales para el desarrollo sostenible, en el contexto de la lucha contra la pobreza y de la aplicación del Plan de Acción Ambiental de la NEPAD”.

Esta declaración se efectuó en el transcurso de la mesa redonda con la que se inició un nuevo proyecto en el que participan el Programa “El Hombre y la Biosfera” (MAB) de la UNESCO y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). En el contexto de este proyecto, que cuenta con un presupuesto de más de 6 millones de dólares, se realizarán en los próximos cuatro años múltiples actividades encaminadas a mejorar la protección y el desarrollo sostenible de las reservas de biosfera de África Occidental. Gracias al proyecto, no sólo se efectuará un inventario de las plantas y animales de las reservas, sino que además se crearán diversas estructuras científicas e institucionales para efectuar el seguimiento y gestión de las repercusiones que tienen en el medio ambiente distintas actividades humanas, por ejemplo la agricultura, el pastoreo, la caza y la pesca. Las comunidades locales participarán en iniciativas económicas de carácter alternativo, por ejemplo el ecoturismo.

En su intervención durante la apertura de la mesa redonda, el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, ha dicho: “Las reservas de biosfera constituyen auténticos laboratorios sobre el terreno para llevar a cabo los objetivos medioambientales de la NEPAD y de la Cumbre de Johannesburgo”.

Las reservas de biosfera de la UNESCO son el reflejo de una visión moderna de la conservación de la naturaleza, que integra sistemáticamente la participación humana y trata de hacer compatible la protección del medio ambiente con una utilización sostenible de los recursos naturales. Los primeros programas relativos a las esferas de biosfera, al agrupar a conservadores, guardas de parques naturales, funcionarios gubernamentales y representantes de las comunidades locales para la realización de estudios y proyectos socioeconómicos, abrieron paso a las nociones de “biodiversidad” y “desarrollo sostenible” mucho tiempo antes de que el público en general se familiarizase con ellas. En la actualidad, hay 440 reservas de biosfera diseminadas en 97 países.

En su declaración, los ministros encomiaron el nuevo proyecto conjunto UNESCO-PNUMA, que extenderá sus actividades a 63 reservas de biosfera de 29 países africanos y será financiado en parte por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y la Red AfriMAB de la UNESCO. “Invitamos a la UNESCO, y más concretamente a la Secretaría del Programa MAB y a sus oficinas regionales en África, a proseguir su labor de consolidación de la Red AfriMAB. Asimismo, invitamos al Gobierno de Senegal, en su condición de coordinador del programa prioritario del componente ambiental de la NEPAD, que transmita la presente declaración a la Secretaría de la NEPAD, así como a la Conferencia Ministerial Africana sobre el Medio Ambiente (AMCEN), a fin de que las reservas de biosfera de la Red AfriMAB se tengan en cuenta como sitios operacionales para el desarrollo sostenible, en el contexto de la aplicación del Plan de Acción Ambiental de la NEPAD.”

El Nuevo proyecto relativo al África Occidental se centrará en las siguientes reservas de biosfera:

  • Reserva de Biosfera de Pendjari (Benin). Esta reserva comprende terrenos, bosques y praderas de sabana, así como bosques abiertos y de galería. En sus alrededores hay unas 30 aldeas que viven principalmente del cultivo del algodón, cazabe y arroz, así como de la apicultura y la pesca. El ecoturismo y los safaris fotográficos tienen un papel cada vez más importante en la vida económica de esas aldeas.

  • Reserva de Biosfera de la Laguna de los Hipopótamos (Burkina Faso). Esta reserva es un humedal protegido por las disposiciones de la Convención de Ramsar, donde abundan diversas especies de aves y mamíferos, entre los que se cuentan más de 100 hipopótamos. Los recursos económicos principales de la zona son la pesca, la ganadería y la recolección de frutos, miel y leña, así como el ecoturismo. La caza furtiva, el pastoreo y los incendios de matorrales representan graves riesgos para las zonas intactas de la reserva.

  • Reserva de Biosfera de Comoé (Côte d'Ivoire). Esta reserva posee un hábitat de transición entre la sabana y el bosque lluvioso, que normalmente sólo se encuentra en zonas más meridionales. En su parte central vive una población compuesta sólo por 210 personas, pero en sus proximidades habitan numerosos grupos étnicos que viven principalmente de la agricultura y la caza. La caza furtiva de elefantes, pangolines - mamíferos parecidos al armadillo - y antílopes constituye un grave problema. No obstante, esta reserva encierra muchas posibilidades para el ecoturismo.

  • Reserva de Biosfera de la “Boucle del Baulé” en Malí. En esta vasta curva del río Baulé bordeada por espesos bosques, vivían antes muchas poblaciones de grandes mamíferos que han sido diezmadas por la caza y la extensión cada vez mayor de la ganadería. La zona está poblada por diversos grupos étnicos sedentarios como los kakolos, sarkolés, malinkés y bambaras, que se dedican a la agricultura, y otros migratorios como los moros y peuls, o los bozos, un pueblo de pescadores.

  • Reserva de Biosfera de la Región “W”. Es la primera reserva de biosfera transfronteriza africana. Tiene una superficie de más de un millón de hectáreas y se extiende por los territorios nacionales de Benin, Burkina Faso y Níger. Esta región, que constituye una barrera natural contra la desertización creciente de las tierras más septentrionales, alberga una de poblaciones más numerosas de mamíferos ungulados del África Occidental, así como humedales de importancia internacional. Algunas partes de la reserva han sido inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial.

  • Reserva de Biosfera de Niokolo-Koba (Senegal). Esta reserva comprende sabanas, pastizales, humedales y bosques secos y de galería, donde viven elefantes, chimpancés, leones y numerosas variedades de aves, reptiles y anfibios, así el antílope más grande del mundo (el alce de Derby). Las aldeas que circundan la reserva viven fundamentalmente de la agricultura, el pastoreo, la recolección de miel y algunas actividades artesanales.



    Para más información sobre las reservas de biosfera, pueden consultar: http://www.unesco.org/mab


  •  
    Autor(es) UNESCOPRESS
    Fuente Comunicado de prensa No 2004-06
    Contacto editorial: Amy Otchet: Oficina de Información Pública - Sección Editorial. Teléfono: +33 (0)1 45 68 17 04
    - Email a.otchet@unesco.org
    Fecha de publicación 26 Jan 2004
    © UNESCO 1995-2007 - ID: 18186