Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
EL DIRECTOR GENERAL DE LA UNESCO SE DECLARA ALARMADO POR EL CONSIDERABLE AUMENTO DEL NÚMERO DE ASESINATOS DE PERIODISTAS EN 2003

París, 8 de enero - El Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, condenó hoy los asesinatos de cinco periodistas perpetrados en estas últimas semanas. Asimismo, deploró el hecho de que en 2003 el número de profesionales de la prensa asesinados por cumplir con su deber de informar hubiese sido el más elevado desde 1995.

“Estoy muy afectado por el asesinato de Ersa Siregar,” dijo el Sr. Matsuura al comentar la muerte de este periodista indonesio, reportero del canal de televisión privado Rajawali Citra Televisivi, que perdió la vida el 29 de diciembre a manos de los insurrectos separatistas de Aceh después de un prolongado cautiverio de seis meses. El Director General de la UNESCO agregó: “El caso trágico de Ersa Siregar y de su colega Fery Santaro, que todavía se halla prisionero, pone de manifiesto las dificultades con que tropiezan los periodistas que tratan de cubrir el conflicto de Aceh. Por ello, hago un llamamiento a las dos partes en conflicto para que respeten el derecho de los periodistas a realizar su labor en condiciones de seguridad. Los medios de comunicación de masas tienen asignada la tarea de suministrar información al público, y es fundamental para la democracia y el imperio de la ley que puedan llevar a cabo su labor con seguridad”.

“Estoy también muy afectado - dijo el Director General - por los asesinatos de del reportero de televisión William Soto Cheng y la periodista Ivannia Mora Rodríguez, perpetrados en Colombia y Costa Rica, respectivamente, los días 18 y 23 de diciembre, así como por las muertes en condiciones misteriosas y no dilucidadas hasta ahora del redactor jefe adjunto del semanario ucraniano Kurier, Volodymyr Karachevtsev, y del redactor en jefe de L’Autre Journal de Libreville (Gabón), que fallecieron el 14 y el 15 de diciembre, respectivamente”.

El Sr. Matsuura, comentando los informes de algunas organizaciones profesionales sobre el número de periodistas asesinados el año pasado, agregó que “constituía un grave motivo de preocupación el hecho de que en 2003 se hubiera registrado la cifra más elevada de asesinatos de periodistas en el ejercicio de su profesión desde 1995”. En esos informes, se señala que entre 36 y 42 profesionales de la prensa perdieron la vida en el cumplimiento de su quehacer informativo a lo largo de 2003, mientras que en 2002 su número osciló entre 19 y 25. Solamente en 1995 se registraron más asesinatos que en 2003, con una cifra récord de 49, de los cuales 22 perecieron en Argelia a causa del conflicto interno entonces existente en ese país.

En 2003, fueron asesinados entre 14 y 19 periodistas en Iraq, cinco en Filipinas y tres en Colombia.

“La inmensa mayoría de esos asesinatos siguen sin dilucidarse y permanecen impunes - señaló el Sr. Matsuura -, pese a que los Estados Miembros de la UNESCO se comprometieron en 1997 a llevar ante los tribunales a los autores de este tipo de delitos, en virtud de una resolución aprobada en la Conferencia General de la Organización celebrada ese año”.

“Mientras se siga utilizando la violencia para amordazar a los periodistas, seguirá siendo inalcanzable la realización del ideal de la libre difusión de las ideas, que la UNESCO tiene encomendado promover desde su fundación. En pro de la libertad de expresión, la democracia y el imperio de la ley, expreso también mi profunda preocupación por el elevado número de periodistas detenidos y encarcelados en 2003: 766 fueron arrestados y se tienen noticias de que 124 seguían presos en la cárcel a finales de 2003”, añadió el Director General de la UNESCO.



 
Autor(es) UNESCOPRESS
Fuente Comunicado de prensa No 2004 - 02
Fecha de publicación 08 Jan 2004
© UNESCO 1995-2007 - ID: 17896