Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Los grandes simios, los parientes más cercanos de la especie humana en vías de extinctión
El PNUMA y la UNESCO convocan una reunión de emergencia para salvar los grandes simios
Contacto editorial: Amy Otchet – Oficina de Información Pública de la UNESCO – Sección Editorial. Teléfono: +33 (0)1 45 68 17 04 – Correo electrónico: a.otchet@unesco.org
  • Robert Bisset, portavoz del PNUMA para Europa. Teléfono: +33 (0)1 44 37 76 13 – Teléfono móvil: +33 (0)6 22 72 58 42 - Email
  • Contacto audiovisual: Ariane Bailey – Fototeca de la UNESCO. Teléfono: +33 (0)1 45 68 16 82 – Correo electrónico: a.bailey@unesco.org

    24-11-2003 12:25 am París/Nairobi – Se necesitan con urgencia 25 millones de dólares para que desaparezca el peligro de extinción inminente que pesa sobre los más próximos parientes de la especie humana: los grandes simios. Esta fue la cifra que se comunicó a los participantes en una reunión internacional de emergencia sobre estas especies animales celebrada hoy en la UNESCO.

    Los organizadores de la reunión, la UNESCO y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), explicaron que se necesita esta suma de dinero no sólo para reducir los riesgos de desaparición de los gorilas, chimpancés, bonobos y orangutanes que quedan en el planeta, sino también para crear áreas de protección donde estas poblaciones de simios puedan estabilizarse, e incluso aumentar.

    Klaus Toepfer, Director Ejecutivo del PNUMA, declaró que esos “25 millones de dólares representan la cantidad mínima exigida para dar a esas especies animales el equivalente del pan y agua que necesita una ser humano a punto de morir”. Agregó que “estamos a un minuto de la hora fatal de la desaparición de los grandes simios, animales que tienen en común con los seres humanos un 96% del ADN; y si perdemos una cualquiera de sus especies, habremos destruido un eslabón de la cadena que nos une a nuestros propios orígenes y, por lo tanto, una parte de nuestra propia humanidad”.

    Por su parte, el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, dijo lo siguiente: “Los grandes simios son un elemento de unión excepcional con el universo natural. Los bosques habitados por estas especies constituyen un recurso vital para los seres humanos del mundo entero, mientras que para las poblaciones locales representan una fuente esencial de alimentos, agua y medicinas, a la vez que lugares de inestimable valor en el plano espiritual, cultural y económico. Salvar los grandes simios, así como los ecosistemas donde viven, no es una mera cuestión de conservación del patrimonio natural, sino una acción importante de la lucha contra la pobreza”.

    Todas las especies de grandes simios corren un gran riesgo de extinguirse por completo en un futuro inmediato, o en los próximos 50 años a lo sumo.

    Samy Mankoto, un especialista en ecología de la UNESCO que lleva a cabo una labor sobre las reservas de biosfera africanas donde habitan varias poblaciones de grandes simios, dijo que “las investigaciones realizadas demuestran que el chimpancé ha desparecido ya en tres países: Benin, Gambia y Togo”.

    La UNESCO y el PNUMA, organizaciones coordinadoras del Proyecto para la Supervivencia de los Grandes Simios (GRASP), temen que a falta de medidas de emergencia la próxima oleada de extinción de grandes simios a nivel nacional se produzca en Senegal, un país donde la población de chimpancés superviviente apenas alcanza una cifra de 200 a 400 especímenes.

    Ghana y Guinea-Bissau figuran también entre los países donde la suerte del chimpancé está pendiente de un hilo, ya que cuentan con poblaciones muy reducidas, evaluadas en unos 300 a 500 ejemplares y en menos de 200, respectivamente.

    La difícil situación del chimpancé de África occidental es tan sólo uno de los problemas abordados en el orden del día de esta reunión sin precedentes, que ha congregado esta semana en París a toda una serie de especialistas y representantes gubernamentales.

    Bajo los auspicios del PNUMA y de la UNESCO, los representantes de 23 países de África y Asia Sudoriental con poblaciones de grandes simios, así como los de gobiernos donantes, organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y asociados del Proyecto GRASP, van a esbozar nada menos que un plan para velar por la supervivencia de estas especies animales.

    El Proyecto GRASP cuenta con cuatro patrocinadores: Jane Goodall, famosa especialista en conservación de primates; Russ Mittermeier, director de Conservation International; uno de los más célebres y veteranos primatólogos del mundo, el profesor Toshisada Nishida de la Universidad de Kyoto, y Richard Leakey, especialista en conservación y paleontólogo de renombre.

    “Creo que la situación actual de los grandes simios es uno de los problemas que revisten mayor importancia”, ha declarado Richard Leakey. “Los especialistas en conservación y los gobiernos deben colaborar a fin de adoptar las medidas necesarias para evitar la extinción de bonobos, chimpancés, gorilas y orangutanes. Este debe ser el punto de partida de la reunión de París”.

    El riesgo de extinción de los grandes simios es cada vez mayor debido a toda una serie de actividades del Hombre. No sólo el crecimiento demográfico humano merma el hábitat de estas especies, sino que las guerras civiles, la caza furtiva, el comercio de animales vivos y, sobre todo, la destrucción de los bosques reducen cada vez más sus poblaciones.

    Según un informe reciente del PNUMA titulado The Great Apes – the road ahead, si persiste el ritmo actual de construcción de carreteras, instalaciones mineras y otras infraestructuras, de aquí al año 2030 sólo quedará preservado un poco menos del 10% del hábitat de los grandes simios de África.

    Las conclusiones de dicho informe sobre los orangutanes del Asia Sudoriental parecen aún más sombrías. En efecto, en el informe se indica que dentro de 28 años no habrá prácticamente ningún hábitat de grandes simios que se pueda considerar “relativamente poco alterado”.

    Muchas poblaciones de grandes simios viven en zonas muy apartadas, que se pueden cartografiar a duras penas y son aún mucho más difíciles de vigilar. Para obtener datos de mejor calidad sobre esas zonas, la UNESCO coopera con la Agencia Espacial Europea (ESA) y otros organismos espaciales internacionales en un proyecto destinado a la utilización de satélites o sistemas de teledetección, a fin de controlar mejor el índice de destrucción del hábitat de estas especies animales. Este proyecto ha comenzado con la realización de una cartografía del hábitat de los gorilas de montaña. Sólo quedan unos 600 especímenes, que viven en Uganda, Rwanda y la República Democrática del Congo (RDC).

    Gracias a este proyecto se podrán comparar las imágenes obtenidas vía satélite con las ya archivadas, a fin de evaluar los cambios que se han producido desde 1992 en el Parque Nacional de Virunga (RDC) y el Parque Nacional Impenetrable de Bwindi (Uganda), dos sitios que figuran en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es posible que dentro de poco el Parque Nacional de los Volcanes (Rwanda) y el Parque Nacional de Gorilas de Mgahinga (Uganda) se incluyan en esa Lista.

    Al mismo tiempo, la UNESCO está llevando a cabo una labor con los guardas forestales locales para ayudarles a mejorar sus tareas en materia de observancia de la ley y vigilancia del territorio en los cinco sitios del Patrimonio Mundial de la RDC donde viven distintas especies de grandes simios.

    A este respecto, Samy Mankoto ha declarado lo siguiente: “La observancia de la ley es un elemento esencial de toda actividad de conservación. No podemos limitarnos a instalar cercados para tratar de separar a los simios de la población humana. [...] Los grandes simios desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento del buen estado y de la diversidad de los bosques tropicales, tan necesarios para los seres humanos. En efecto, dispersan las semillas por los bosques y abren brechas en la cubierta forestal, por donde pasa la luz que facilita el crecimiento de las plantas jóvenes y la renovación de los ecosistemas”.

    Para conocer mejor la vida de los grandes simios, se están realizando estudios en varias reservas de biosfera de la UNESCO pobladas por chimpancés, gorilas y orangutanes. Una de las poblaciones más importantes de chimpancés salvajes es la que vive en la reserva de biosfera de Tai (Côte-d’Ivoire), donde un equipo de zoólogos estudia su comportamiento desde 1979. Muchos de los conocimientos que poseemos sobre la fabricación de utensilios por parte de los orangutanes se deben a los estudios realizados en la reserva de biosfera de Tanjung Putting (Indonesia). Todos esos trabajos de investigación se combinan con proyectos de muy diversa índole destinados a hacer compatibles las actividades de conservación con las necesidades de las comunidades locales.

    Desde el inicio del proyecto GRASP en mayo de 2001, dieciséis de los veintitrés Estados que poseen poblaciones de grandes simios han asumido las responsabilidades que les incumben con respecto a la conservación de estas especies animales. En seis de estos países se celebraron talleres sobre elaboración de políticas en los que participaron todas las partes interesadas: gobiernos, instituciones universitarias, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y organismos de las Naciones Unidas. Los talleres desembocaron en la preparación de planes nacionales, en los que se define exactamente cómo se deben utilizar los fondos necesarios para obtener un aumento significativo del número de simios en las áreas de conservación.

    Rob Hepworth, Director Adjunto de la División de Convenios sobre el Medio Ambiente del PNUMA, ha declarado: “La cuestión de los grandes simios en peligro de extinción es un problema de aritmética elemental: para conseguir un resultado positivo es necesario anular la disminución de su número global – resultante de la división de sus hábitats y de la multiplicación de las amenazas que se ciernen sobre ellos – mediante el valor añadido que ha empezado a aportar la iniciativa conjunta del Proyecto GRASP y de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMDS). Esta iniciativa concentra los esfuerzos realizados por dos importantes organismos de las Naciones unidas, cuatro convenciones sobre la fauna y flora silvestres y dieciocho organizaciones no gubernamentales, con vistas a sensibilizar al público en general, recaudar fondos y lograr una mejor conservación de los grandes simios, a fin de impedir que se conviertan en un recuerdo del pasado”.

    Durante el evento que tendrá lugar esta semana en París, se definirá una Estrategia Mundial de Conservación de los Grandes Simios y se preparará la reunión sobre el proyecto GRASP, que está previsto celebrar a finales de 2004.

    La reunión tendrá lugar en la sede de la UNESCO
    y dará comienzo a las 9.00 horas del miércoles 26 de noviembre.

    El 28 de noviembre a las 13.00 horas se celebrará una conferencia de prensa.
    Los periodistas que deseen asistir deberán acreditarse ante el Servicio de Prensa de la UNESCO – Teléfono: +33 (0)1 45 68 17 44

    También se puede conseguir más información consultando el sitio Internet: http://www.unesco.org/mab/grasp/prepIGM.htm

    Para obtener fotos de grandes simios, diríjanse a Ariane Bailey – Fototeca de la UNESCO. Teléfono: +33 (0)1 45 68 16 82 – Correo electrónico: a.bailey@unesco.org

    La UNESCO cuenta con una red de más de 400 reservas de biosfera diseminadas por más de 90 países. Muchas de estas reservas poseen poblaciones muy considerables de grandes simios y algunas decenas de las mismas son a la vez sitios del Patrimonio Mundial (consúltese http://www.unesco.org/mab

    Informe The Great Apes – the road ahead

    EL informe titulado The Great Apes – the road ahead ha sido editado por el Doctor Christian Nellemann del Centro Grid-Arendal del PNUMA, ubicado en Noruega, y el Doctor Adrian Newton del Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación (WCMC) del PNUMA, con sede en Cambridge (Reino Unido). Este informe se puede consultar en Internet: (http://www.globio.info)

    Las conclusiones del informe se basan en una recentísima metodología de evaluación de las repercusiones globales de la creación de infraestructuras en la vida de especies animales importantes, que en este caso son el chimpancé, el bonobo o chimpancé pigmeo, el gorila y el orangután.

    En el informe se examinan minuciosamente las cuatro especies de grandes simios y se evalúan los hábitats actuales subsistentes y relativamente poco alterados en apariencia, a fin de prestar ayuda a las poblaciones viables de estos animales. Basándose en esa evaluación, los expertos han descrito las posibles repercusiones del ritmo actual de desarrollo de las infraestructuras en las zonas de hábitat y la porción de éstas que permanecerán todavía “intactas” en 2030.

    Gorilas
    En el informe se estima que un 28 % aproximadamente de los 204.900 km2 del hábitat mundial actual de los gorilas se puede catalogar en la categoría de “relativamente poco alterado”.

    Si el desarrollo de las infraestructuras prosigue al ritmo actual, se prevé que en 2030 sólo quedarán 69.900 km2, es decir apenas un 10% de la superficie que tiene el hábitat hoy en día. Esto representa una pérdida de superficie anual de 4.500 km2 (2,1%) del hábitat poco alterado de los gorilas en países como Nigeria, Gabón, Rwanda y Uganda.

    Chimpancés
    En el informe se calcula que un 26 % aproximadamente de los 390.840 km2 del hábitat actual de los chimpancés se puede considerar “relativamente poco alterado”.

    Si el crecimiento de las infraestructuras prosigue al mismo ritmo que hasta la fecha, se prevé que en 2030 sólo quedarán 118.618 km2, es decir un 8% de la superficie del hábitat actual. Esto representa una pérdida de superficie anual de 9.070 km2 (2,3%) del hábitat poco alterado de los chimpancés en países como Guinea, Côte-d’Ivoire y Gabón.

    Bonobos
    En el informe se estima que un 23 % aproximadamente de los 96.483 km2 del hábitat actual de los bonobos se puede clasificar como “relativamente poco alterado”.

    Si el desarrollo de las infraestructuras prosigue al presente ritmo, se prevé que en 2030 sólo quedarán 17.750 km2, es decir un 4% de la superficie actual del hábitat. Esto representa una pérdida de superficie anual de 2.624 km2 (2,8%) del hábitat poco alterado de los bonobos en la República Democrática del Congo, el único país del mundo donde existe esta especie.

    Orangutanes
    En el informe se calcula que un 36 % aproximadamente de los 92.332 km2 del hábitat subsistente de los orangutanes se puede considerar “relativamente poco alterado”.

    Si el índice de crecimiento de las infraestructuras se mantiene, se estima que en 2030 quedarán sólo 424 km2, es decir menos del 1% de la superficie de su hábitat actual. Esto representa una pérdida de superficie anual de 4.697 km2 (5%) del hábitat poco alterado de los orangutanes en las islas de Sumatra (Indonesia) y Borneo (Kalimatán – Indonesia; Sarawak y Sabah – Malasia)

    Más información sobre el GRASP
    La lista de asociados del GRASP se puede consultar en el sitio Internet:
    http://www.unesp.org/grasp/partners.asp

    Para obtener más información sobre la reunión del Proyecto GRASP del PNUMA y la UNESCO que tendrá lugar del 26 al 28 de noviembre en París, se puede consultar el sitio Internet:
    http://www.unesco.org/mab/grasp/prepIGM.htm

    Para cualquier información sobre las modalidades de donaciones al Proyecto GRASP por parte de gobiernos, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y público en general, se puede consultar el sitio Internet: http://www.unep.org/grasp/Help.asp

    El Proyecto GRASP está registrado ante la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible (CDS) de las Naciones Unidas, en calidad de asociado a la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMDS) celebrada en septiembre de 2002 en Johannesburgo. En su condición de asociado a la CMDS, el Proyecto GRASP tiene por objetivo velar por la conservación actual y futura de los grandes simios y sus hábitats, así como preservar la existencia de ecosistemas variados y poblaciones viables de animales silvestres.

    En el Plan de Aplicación de las Decisiones de la CMDS, se pone de relieve lo siguiente: “la diversidad biológica, que desempeña una función decisiva en el desarrollo sostenible en general y en la erradicación de la pobreza, es indispensable para nuestro planeta, para el bienestar humano y para la integridad cultural y los medios de vida de la población”.






    Fuente Comunicado de prensa No 2003-97
    Autor(es) UNESCOPRESS


     ID: 17343 | guest (Leer) Updated: 05-10-2004 8:25 am | © 2003 - UNESCO - Contact