Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
El acceso a la información es esencial para la creación de sociedades del conocimiento

Reunidos en París para preparar la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (Ginebra, 10 y 12 de diciembre de 2003 – Túnez, 2005), numerosos ministros procedentes de todas las partes del mundo convinieron en que la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación debe guiarse por un conjunto de principios, comprendidos el del acceso universal a información y el de la libertad de prensa, a fin de optimizar su eficacia en beneficio de los individuos, las comunidades y el desarrollo de cada país.

En un comunicado* publicado al final de la Mesa Redonda Ministerial sobre el tema “Hacia sociedades del conocimiento”, organizada por la UNESCO el 9 y 10 de octubre,** los ministros participantes hacen un llamamiento a los gobiernos para que “reexaminen sus prioridades de desarrollo, a fin de efectuar las inversiones que necesita la edificación de las sociedades del conocimiento” que, según recalcan, “comprenden muchos más aspectos que los de la tecnología y la conectividad.”

En el comunicado se dice que “las sociedades del conocimiento están relacionadas con las capacidades para identificar, producir, procesar, transformar, difundir y utilizar información destinada a crear conocimientos y aplicarlos en beneficio del desarrollo humano.” Esto supone respetar un conjunto de principios y prioridades: “libertad de expresión, acceso universal a la información y al conocimiento, respeto de la dignidad humana y la diversidad cultural y lingüística, educación para todos de buena calidad, realización de inversiones en ciencia y tecnología, y entendimiento e incorporación de los sistemas de conocimiento autóctonos.”

La mesa redonda se ha celebrado para promover la noción de “sociedades del conocimiento” de la UNESCO y contribuir a la elaboración de un consenso internacional, antes de la celebración de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información convocada bajo los auspicios del Secretario General de las Naciones Unidas. La Unión Internacional de Comunicaciones ha asumido la función de coordinadora principal de la organización de esta cumbre, en cooperación con los organismos interesados de las Naciones Unidas, comprendida la UNESCO, otras organizaciones internacionales y los países huéspedes de la reunión.

En el comunicado, los ministros declaran: “Nuestros Gobiernos se han comprometido a mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos y el vigor económico de nuestras sociedades, así como a instaurar una comunidad mundial equitativa y pacífica. La edificación de sociedades del conocimiento es un medio esencial para alcanzar esos objetivos y abre el camino a la humanización del proceso de mundialización.”

Los ministros señalan en particular la importancia que revisten las libertades de expresión y prensa, en estos términos: “La libre circulación de la información es el postulado esencial de las sociedades del conocimiento. En una sociedad del saber cada individuo tendrá más libertad y también más posibilidades de realizarse como persona, respetando al mismo tiempo las creencias y la ética. Las sociedades del saber fomentan la apertura y el diálogo y aprecian en su debido valor la sabiduría, la comunicación y la cooperación. Tienen que basarse en el principio de la libertad de expresión, tal como se enuncia y garantiza en el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: ‘Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.’”.

Tras mencionar ese Artículo, el comunicado agrega: “La libertad de prensa se debe defender y promover para garantizar que todos los media, modernos y tradicionales, pueden desempeñar el papel que les corresponde en la edificación de las sociedades del conocimiento. A los profesionales de los media se les debería ofrecer en particular un entorno propicio al ejercicio de su profesión, teniendo en cuenta la función clave que desempeñan para que la libertad de expresión se plasme en los hechos.”

Destacando el papel fundamental de las “sociedades del conocimiento” en “el logro del desarrollo sostenible y la prosperidad futura”, los ministros hacen un llamamiento a la acción para esforzarse por colmar la ‘brecha digital’, que impide acceder las nuevas tecnologías de la información y la comunicación a las poblaciones de los países en desarrollo y a los grupos marginados de los países desarrollados. Asimismo, señalan que es necesario crear “mecanismos para financiar ese esfuerzo, comprendido el establecimiento de un ‘fondo de solidaridad digital’ para aumentar los recursos nacionales.”.

Los ministros destacan también la importancia de ofrecer “un acceso a precio asequible a una amplia gama de contenidos”, y a este respecto mencionan “el suministro de datos, publicaciones, obras artísticas, programas de radio y televisión, programas informáticos, comprendidos los de fuente abierta, así como el apoyo a puntos de acceso como las bibliotecas y la formulación de políticas nacionales orientadas a promover la información accesible a todos, especialmente la de dominio público.”

Los ministros subrayan que es necesario respetar la diversidad cultural por ser “un patrimonio común de la humanidad” y añaden que el “entendimiento y respeto de las demás culturas son condiciones imprescindibles para edificar sociedades del conocimiento que fomenten la integración y la participación.” Asimismo, estiman que “las sociedades del conocimiento deben permitir a los ciudadanos obtener y crear información y conocimientos no sólo en sus propios idiomas, sino también en sus propios contextos culturales”, y por lo tanto “se comprometen a facilitar la participación de todos los grupos lingüísticos y culturales en la edificación de las sociedades del conocimiento.” Para lograr esto, los ministros preconizan políticas culturales y asociaciones entre el sector público y el privado que “promuevan la producción de contenidos locales creativos, así como su amplia accesibilidad por medios electrónicos”, y señalan que “en particular, los creadores y las instituciones culturales deben utilizar las tecnologías de la información y la comunicación para preservar y proteger las culturas y lenguas minoritarias.”

Reiterando una vez más la necesidad del acceso universal a la información y los contenidos, los ministros piden que “la acción resuelta para luchar contra las falsificaciones y la piratería sea un elemento esencial de los esfuerzos encaminados a fomentar la riqueza y diversidad de la creación cultural.”

Los ministros destacan además la importancia que reviste la educación, en estos términos: “El acceso a la educación es un derecho fundamental y un instrumento para combatir el analfabetismo, la marginación social, la pobreza y la exclusión. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ofrecen vastas posibilidades para lograr de manera eficaz y económica una educación de calidad para todos. […] Necesitamos repensar y concebir de nuevo nuestros sistemas y procedimientos educativos con vistas a responder a los desafíos planteados por las sociedades del conocimiento, a fin de encontrar nuevos métodos de enfoque de la información y el saber para que la adquisición de ambos sea un derecho y su aprovechamiento compartido un deber.”

Por último, con respecto a la ciencia y la tecnología, los ministros señalan “la relación suficientemente probada que existe entre la capacidad científica de un país y su prosperidad”, y añaden que “por consiguiente, tanto el sector público como el privado de cualquier país debe invertir en la creación de capacidades en materia de ciencia y tecnología, comprendidas la actividad de investigación y desarrollo (ID), la enseñanza científica y la creación de redes electrónicas para la ciencia y la investigación.” Asimismo, estiman que “un acceso asequible a los contenidos científicos y tecnológicos como las publicaciones y los bancos de datos constituye una prioridad fundamental del desarrollo” y agregan que “también es necesario identificar y preservar el saber tradicional y ponerlo al alcance de todos mediante las tecnologías de la información y la comunicación, así como establecer vínculos adecuados entre dicho saber y la ciencia moderna.”


* El comunicado y la lista de participantes se pueden consultar en: http://www.unesco.org/wsis/events/roundtable/
** La celebración de la Mesa Redonda Ministerial formó parte de los trabajos de la 32ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO.



 
Autor(es) UNESCOPRESS
Fuente Comunicado de prensa No 2003-76
Contacto editorial: Roni Amelan – Oficina de Información Pública – Sección Editorial. Teléfono: +(33) (0)1 45 68 16
- Email r.amelan@unesco.org
Fecha de publicación 14 Oct 2003
© UNESCO 1995-2007 - ID: 16643