Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
Carlo Azeglio Ciampi: el destino de cada pueblo está ligado al de todos los demás

“En el mundo actual, donde el hombre dispone de armas de destrucción masiva de potencia inaudita, que nunca antes existieron en la Historia, el destino de cada pueblo está ligado al de todos los demás”, declaró hoy el Presidente de la República Italiana, Carlo Azeglio Ciampi, en un discurso pronunciado durante la sesión inaugural de la 32ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO.

“La difusión de una cultura universalista, de una pedagogía de la paz, es, hoy más que nunca, el camino que necesariamente tenemos que recorrer para la salvación de todas las naciones de la Tierra”, añadió el jefe de Estado, para quien “en todos los tiempos y en las más remotas latitudes hay una convergencia del espíritu humano hacia los valores universales”, en los que pueden reconocerse los representantes de todos los pueblos del mundo.

Reafirmando la vigencia de la Declaración del Milenio, en la que la comunidad internacional se comprometió, en septiembre de 2000, a obrar en pro del cumplimiento de los objetivos básicos de desarrollo, Ciampi se pronunció a favor de “una alianza innovadora entre el Norte y el Sur del mundo, basada en algunos pilares fundamentales: la lucha contra la pobreza, la difusión de la instrucción, la formación y la ciencia, la convivencia pacífica de confesiones religiosas y culturas diferentes y la abolición de toda forma de discriminación”.

Asegurando que “la educación de los pueblos es la premisa necesaria para la paz”, el presidente reconoció que lograrla exige “el compromiso de varias generaciones”. Medio siglo después de la fundación de la UNESCO, esta tarea “puede parecer aún utópica”, pero, según Ciampi, es “más que nunca indispensable”.

Calificando la “defensa del derecho a la diversidad” de obligación moral y política, el presidente italiano recalcó “Italia aboga por la aprobación de un instrumento normativo sobre la diversidad cultural que refleje la exigencia de cada país de proteger la propia identidad histórica y la unicidad del propio patrimonio cultural, material e inmaterial”.

En lo referente a la ciencia en la UNESCO, el mandatario subrayó que “hay que apoyar el compromiso de la UNESCO a favor de una ciencia capaz de mejorar las condiciones de vida de los países emergentes”.

El presidente italiano aprovechó su intervención para complacerse por “el retorno al seno de la Organización de los Estados Unidos de América, depositarios de una cultura democrática grande y diversificada que ha inspirado a otros muchos pueblos”.

Convencido de que “el sistema de las Naciones Unidas es, también hoy, el instrumento más válido para hacer el mundo mejor y más seguro”, Ciampi concluyó su intervención afirmando que “la educación y la cultura nos ayudarán a derrotar el oscurantismo de la intolerancia”.

La visita oficial del presidente italiano, que según el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, contribuye a “dar un mayor impulso a la colaboración excepcional entre Italia y la Organización”, se completará con una ceremonia durante la cual el Presidente formalizará la donación a la UNESCO de la escultura Freccia (1993-1995) del artista italiano Arnaldo Pomodoro. Éste ha definido su obra como “una flecha que se lanza hacia el Palacio de la UNESCO para simbolizar un lugar en el que se trabaja para promover los valores universales de paz y democracia en los terrenos de la cultura, la ciencia y la educación”.



 
Autor(es) UNESCOPRESSE
Fuente Comunicado de prensa No 2003-65
Fecha de publicación 29 Sep 2003
© UNESCO 1995-2007 - ID: 15711