Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Veintitrés nuevas inscripciones de colecciones documentales en el registro 'memoria del mundo'
Contacto editorial: Roni Amelan – Oficina de Información Pública – Sección Editorial. Teléfono: +33 (0)1 45 68 16 50 - Email

01-09-2003 5:00 pm La Declaración de Derechos del Hombre de 1789 y una documentación relativa a la esclavitud en el Caribe figuran entre las 23 nuevas colecciones documentales que el Comité Consultivo Internacional del Programa “Memoria del Mundo” de la UNESCO ha seleccionado para su inscripción en el Registro de bibliotecas y archivos del mismo nombre durante una reunión de tres días celebrada en Gdansk (Polonia) y finalizada el sábado pasado.
Doce nuevos países entran en el Registro: Arabia Saudita, Barbados, Brasil, Chile, Francia, Kazajstán, Luxemburgo, Países Bajos, Serbia y Montenegro, Tayikistán, Tailandia, y Uruguay. Con estas inscripciones, el Registro “Memoria del Mundo”, que fue creado en 1997 con el objetivo de preservar y promover el patrimonio documental de valor universal cuenta en la actualidad con un total 91 obras y colecciones.
En un mensaje dirigido a los participantes en la reunión, el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, señaló que tanto la Organización como él mismo en persona estaban decididos “a alentar y aunar los esfuerzos que se realicen a cualquier nivel para proteger todos los documentos excepcionales o en peligro, ya sean libros, manuscritos, documentos de archivos, materiales audiovisuales, documentación digitalizada o tradiciones orales, recurriendo a la utilización de tecnologías avanzadas con vistas a ampliar su accesibilidad y difusión”. Asimismo, agradeció la importante contribución prestada por las autoridades de Polonia al Programa “Memoria del Mundo”.

El Programa “Memoria del Mundo” fue creado por la UNESCO hace diez años para preservar y promover el patrimonio documental del que una gran parte se encuentra en peligro. El Programa presta ayuda a redes de especialistas para que intercambien información y recaben recursos con vistas a conservar, digitalizar y difundir material documental. La decisión de aprobar las inscripciones en el Registro incumbe al Comité Consultivo Internacional, un órgano compuesto por 14 eminentes profesionales nombrados por el Director General de la UNESCO.
La lista completa de las obras y colecciones inscritas por el Comité es la siguiente:
Alemania – Manuscritos con iluminaciones del periodo de los Otones. Estos manuscritos fueron creados en el monasterio de Reichenau (Lago de Constanza) para el Emperador Otón III (983-1002) y su sucesor Enrique II (1002-1024). Este conjunto disperso de 10 manuscritos, que ha sobrevivido a todas las convulsiones ocurridas durante un milenio, constituye un ejemplo típico de la técnica de la ilustración de libros del periodo otoniano en Alemania. Fue durante el periodo otoniano cuando la técnica germana de iluminación de manuscritos llegó a conquistar por primera vez la preeminencia artística en Europa. Las iluminaciones, que son un fiel reflejo de la espiritualidad de la época, se inspiraron a la vez en las pinturas grecolatinas tardías, carolingias y bizantinas. Las iluminaciones de los manuscritos de Reichenau consisten en miniaturas que representan la vida de Cristo y han ejercido una influencia considerable en el arte de los siglos posteriores. Además, los retratos de los emperadores integrados en estos manuscritos litúrgicos se consideran auténticas obras de arte y fuentes históricas de primera importancia. Esos retratos reflejan una visión del soberano protector de la Iglesia investido de su poder por Dios mismo. Los manuscritos se conservan en los fondos de las bibliotecas públicas de Munich, Bamberg, Darmstadt, Trier y Paris, así como en el tesoro de la catedral de Aquisgrán y en el Museo Arqueológico de Cividale del Friuli (Italia).
Arabia Saudita – Primeras inscripciones (cúficas) musulmanas. Esas inscripciones, muy bien conservadas, se hallan en un bloque de cerámica rojo situado al sur de Qa’a al Muatadil, al noroeste de Arabia Saudita, en una vieja ruta comercial y de peregrinación que comunica la ciudad de comienzos del Islam, al-Mabiyat, con Madani Saleh. Se trata de la más antigua inscripción musulmana conocida en árabe. En ella se menciona la fecha de la muerte del segundo Califa del Islam, Omar bin al-Khattab y se dice: “En nombre de Dios, Yo Zuhair escribo la fecha de la muerte de Omar el año ochenta de la Hégira”. El Califa Omar bin Al-Khattab murió la última noche del mes de Dul-Hajj del año 23 de la Hégira y fue enterrado al día siguiente, primer día del Muharram 24 (correspondiente a 644 después de J.C.).
Austria - Atlas Blaeu de Van der Hem. Este ejemplar de atlas del siglo XVII, conservado en la Biblioteca Nacional de Austria, se considera el "de dibujo más bello y notable de todos los tiempos". Esta magnífica obra editada por Laurens Van der Hem (1621-1678), un abogado de Amsterdam, consta de 50 volúmenes que contienen más de 2.400 mapas, grabados, dibujos, retratos y planos y diseños arquitectónicos, la mayoría de los cuales son obra de afamados artistas, y comprende asimismo un conjunto de cuatro volúmenes preparados en un principio para la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. El atlas es una valiosa fuente de información sobre los conocimientos geográficos y topográficos del siglo XVII, así como del saber de la época en materias tan variadas como arqueología, arquitectura civil y religiosa, escultura, etnografía, folklore, heráldica, tecnología y náutica, así como arquitectura y estrategia militares.
Barbados – Patrimonio documental de los esclavos del Caribe. Es un corpus documental único en su género, que comprende documentos jurídicos, libros de contaduría de las plantaciones, inventarios de propiedades y barcos, libros raros y grabados y pinturas originales relacionados la vida de los esclavos del Caribe desde el siglo XVII hasta el XIX, que han sido conservados por el Museo y Sociedad Histórica de Barbados. Esta colección constituye una fuente documental de incalculable valor para los estudiosos de la historia de Barbados, país que se ha considerado el prototipo de las economías de plantación del Caribe y América del Norte. Esta fuente documental es especialmente valiosa si se tiene en cuenta la pérdida de la historia familiar y la falta de una “memoria ancestral” entre la mayoría de los caribeños, africanos y afroamericanos, cuyos antepasados apenas tuvieron la autonomía indispensable para ser dueños de sus destinos y opciones de vida. El acceso a estos documentos puede contribuir a estructurar un conocimiento integrado de evolución política y social de las comunidades de las plantaciones del Nuevo Mundo, así como de sus repercusiones en los esquemas sociales modernos. Su estudio puede contribuir a que millones de personas recuperen su patrimonio cultural perdido.
Brasil – La colección imperial: la fotografía brasileña y extranjera en el siglo XIX. Es un conjunto excepcional de 21.742 fotografías, coleccionadas por el Emperador Pedro II y legadas por él mismo a la Biblioteca Nacional de Brasil en 1891, que recibió el nombre de “Colección de la Emperatriz Teresa Cristina María”. Esta colección fotográfica, la más vasta de toda América Latina, da una visión muy precisa del siglo XIX y es un fiel reflejo de las costumbres, los acontecimientos intelectuales y las novedades industriales de esta época. Muestra las obras de los primeros fotógrafos que hubo en el mundo y se conserva en la Biblioteca Nacional de Brasil. Sus imágenes forman parte de la historia del pueblo brasileño, ya que refleja la evolución de su vida a lo largo de todo el siglo XIX. No obstante, debido a su temática, que también abarca Europa, África y América del Norte, constituye también un testimonio de numerosos ámbitos de las actividades humanas en general, por ejemplo agricultura, arqueología, arquitectura, urbanismo, artes escénicas y visuales, astronomía, biología, botánica, educación, ingeniería, actividades militares, emigración, medicina, sanidad y etnografía. La colección comprende tanto los negativos como los positivos de las fotografías realizadas con una amplia serie de técnicas y una vasta gama de formatos. Aunque la mayoría de las fotos están hechas con gelatina de plata (blanco y negro), algunas están coloreadas con sulfuro y/o selenio (color sepia), hierro (colores azul y verde) y cobre (color rojo). Todas las fotografías fueron compradas por el Emperador o le fueron regaladas.

Chile – Archivo sobre derechos humanos de Chile. Este archivo está integrado por colecciones documentales de distintos orígenes, entre las que figuran las pertenecientes a organizaciones de derechos humanos que actuaron durante la dictadura militar (1973-1989). Comprende principalmente: recortes de prensa sobre las violaciones de los derechos humanos perpetradas entre 1974 y 1990 (detenciones, ejecuciones por motivos políticos, destierros, torturas y desapariciones); material audiovisual compuesto por un importante conjunto de unas 1.000 fotografías de personas desaparecidas durante la dictadura acompañado de casetes y videos en los que se relata su historia; el archivo audiovisual de “Teleanálisis” (1984-1990) con reportajes en vídeo sobre las actividades de defensa de los derechos humanos entre 1984 y 1990; documentación sobre la participación de las instituciones defensoras de los derechos humanos en la vida social, política y jurídica del país; documentos digitalizados reunidos por la Comisión Verdad y Reconciliación sobre los 3.877 casos de violación que este organismo investigó; y archivos jurídicos con documentación sobre numerosos procesos, recursos y procedimientos relacionados con las personas desaparecidas. La inscripción de esta colección documental tiene por objetivo prevenir la merma continua de la memoria histórica de las violaciones de los derechos humanos y las actividades en pro de su defensa durante la dictadura militar, que se hallan documentadas en distintos archivos e instituciones nacionales. La inscripción de este archivo también tiene como meta preservar y difundir un tipo de documentos que deben ayudar a Chile y otros países víctimas de dictaduras a superar un pasado reciente caracterizado por las violaciones de los derechos humanos.

Chile – Patrimonio documental cultural del fondo sobre los jesuitas de América. Este fondo, conservado en el Archivo Nacional de Chile, comprende documentos elaborados por los jesuitas e inventarios de sus vastas propiedades. Asimismo, consta de libros de contaduría, ordenanzas reales, correspondencia, relaciones y datos abundantes sobre sus actividades religiosas, educativas y económicas. El fondo es un conjunto documental indispensable para estudiar la continuidad de la labor de la Sociedad de Jesús en la América hispana, así como la vasta red de sus escuelas y misiones en las que recibieron educación tanto la elite como las poblaciones indígenas que evangelizaron. La información contenida en las 128.000 páginas de esta colección documental está indisolublemente unida a la historia de Occidente y a la del vasto Imperio Español en los siglos XVII y XVIII, y principios del XIX. El material del fondo está clasificado en ocho secciones correspondientes a cada uno de estos países: Chile, Perú, Argentina, México, Colombia, Bolivia y Ecuador. Entre el material figura una proporción menor de documentos relativos a los territorios y países siguientes: las Antillas, España, Filipinas, Panamá y Venezuela. Este fondo documental es un testimonio excepcional de la intrincada red de influencias e interacciones entre el Viejo Continente y el Nuevo Mundo.

China – Manuscritos antiguos de literatura dongba de los naxi. Es una colección de 1.000 volúmenes conservados en el Instituto de Cultura Dongba de Lijiang (China). Las obras de la literatura dongba abarcan una amplia serie de temas: la creación del cielo y la tierra, la génesis de la humanidad y de todas las cosas, y la formación de los grupos étnicos. Abarcan el periodo que va desde la “era divina” hasta la “era del ser humano”, es decir, desde los alrededores del año 30 d.C. hasta la dinastía de los Tang. Es raro encontrar una literatura escrita en caracteres primitivos que abarque un periodo histórico tan largo. Todavía quedan unos pocos sabios que pueden leer esos textos redactados con una escritura pictográfica de más de 2.000 caracteres, más arcaica que la de las inscripciones grabadas en huesos o conchas de tortuga en la época de la dinastía china de los Shang. Esta escritura es la única de este tipo que subsiste. Sus obras comprenden materias políticas, filosóficas, económicas, militares, culturales, astronómicas, agrícolas y otros temas. Los naxi son un pueblo que desciende de los qiang, una antigua tribu del noroeste de China. Hoy en día, unos 300.000 naxis viven en la de las provincias de Yunnan y Sichuan y de la región autónoma del Tíbet.

.Filipinas – Emisiones de radio de la revolución del pueblo filipino. Esta colección comprende una serie de grabaciones sonoras compuesta por 44 casetes (duración: 61 horas y 33 minutos) y 1 minidisco (duración: 25 minutos). En esas grabaciones se han registrado las emisiones cotidianas – auténticas y no programadas – difundidas por las emisoras privadas, públicas y eclesiásticas durante los cuatro días de 1986 en los que un levantamiento popular, espontáneo y no violento, derrocó la dictadura de Fernando Marcos. Esta grabación continua de los acontecimientos de esos cuatro días constituye una crónica directa de la actitud del pueblo de una nación en un momento crucial de su historia. Las grabaciones dan cuenta con detalle de los sucesos tal como se desarrollaron a través de la radio, que se convirtió en el medio de comunicación predominante, al servir de medio de enlace entre los militares rebeldes, los líderes civiles más importantes y las multitudes que se mantenían alerta en los lugares previstos. Habida cuenta de su carácter espontáneo y no programado, estas grabaciones son una fuente válida para efectuar trabajos de investigación.

Francia – Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789-1791). Esta Declaración, que se conserva en el Centro Histórico de los Archivos Nacionales de Francia, es un texto de valor universal porque marca un hito en la definición de los derechos humanos.

De hecho, la documentación conservada comprende todo un conjunto de documentos relacionados con la proclamación y entrada en vigor de la Declaración. Estos documentos cobran su pleno significado si se observa la relación que guardan unos con otros. En efecto, la importancia simbólica y política de la Declaración, así como el contexto histórico en que se elaboró, sólo se pueden apreciar cabalmente examinándolos conjuntamente. Una comparación de todos los documentos existentes muestra que, en contra de lo que algunos historiadores indican y de lo que el público suele creer, no hay un texto único de la Declaración, sino seis versiones diferentes, cuyas fechas se van escalonando sucesivamente desde que el inicio de su discusión hasta la promulgación de la Constitución de la nación francesa de 1791. No obstante, solamente dos esas seis versiones cumplen con los requisitos necesarios para tener fuerza legal, a saber: la adopción por parte de la Asamblea Nacional, la aprobación del Rey, la promulgación mediante ley o cartas patentes del soberano y, por último, la publicación oficial. La versión inscrita en el Registro “Memoria del Mundo” es la primera, es decir la Declaración de Derechos del Hombre del 3 de noviembre de 1789, que va acompañada de una nota y de cartas patentes firmadas de puño y letra del Rey Luis XVI por las que se aprueban respectivamente el texto de la declaración y varios decretos adoptados por la Asamblea Nacional entre los meses de agosto y noviembre de ese mismo año.

Kazajstán – Colección de manuscritos de Khoja Ahmed Yasawi. Se trata de una colección formada por tres manuscritos medievales en lengua túrquica (chagatai) que datan del siglo XVII y se conservan en la Biblioteca Nacional de la República de Kazajstán. Estos manuscritos preservan el legado de Khoja Ahmed Yasawi y sus discípulos, que tuvieron una gran influencia en la elaboración de la cultura espiritual de los antiguos turcos y fomentaron el desarrollo de la lengua y literatura turcas. La labor creadora del maestro sufi Yasawi (siglo XII) y de sus sucesores contribuyó a la difusión del Islam en el área de habla túrquica. El acceso a estos manuscritos sumamente frágiles – obras de un hombre reputado por ser uno de los padres de la literatura túrquica y de sus discípulos – no fue posible hasta que finalizó la era soviética.

Luxemburgo – Exposición fotográfica “La familia del Hombre”, montada en 1955 por el fotógrafo Edward J. Steichen para el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Esta colección, conservada en el Museo de Clervaux, es una donación del Gobierno de los Estados Unidos al Gran Ducado de Luxemburgo y comprende 503 fotos hechas por 273 fotógrafos profesionales y aficionados – famosos o anónimos – de 68 países. De la exposición en que se mostró por primera vez esta colección se ha dicho que fue “la mayor empresa fotográfica acometida hasta aquel entonces”. En efecto, por sus dimensiones culturales y artísticas excepcionales, esta gran exposición tuvo una influencia considerable en otros especialistas en el montaje de exposiciones, despertó el interés del público por la fotografía y demostró una capacidad excepcional para transmitir un mensaje humanista, osado y provocador a la vez. La exposición “La familia del Hombre” se ha convertido en un mito de la historia de la fotografía. Si se tiene en cuenta que superó con creces el concepto clásico de lo que se estimaba que debía ser una exposición, se puede considerar que “La familia del Hombre” representa la memoria de toda una época – la de la Guerra Fría y el macartismo – en la que millones de hombres y mujeres del mundo entero cifraban sus esperanzas y aspiraciones en la paz

México – Los olvidados. Se trata del negativo original en nitrato de celulosa del filme “Los olvidados” (1950) del director de cine español Luis Buñuel, que se dio por perdido durante veinte años. La película se conserva actualmente en la capital mexicana, en los sótanos de la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde fue depositada por su propietario actual, la firma Televisa S.A.. En esta obra, Buñuel inmortalizó la eterna situación de los niños y jóvenes de una barriada urbana pobre. Las obras de la “edad de oro” del cine mexicano influyeron en las corrientes cinematográficas realistas como el “nuevo cine latinoamericano” y la “nueva ola” francesa, así como en numerosos realizadores del mundo entero, desde el indio Satyajit Ray hasta el español Carlos Saura, pasando por el italiano Pier Paolo Pasolini y sus compatriotas, los hermanos Paolo y Vittorio Taviani. Buñuel obtuvo en el Festival de Cannes de 1951 la “palma de oro” al mejor director por esta película, que había suscitado muchas polémicas durante su estreno por haber mostrado cómo los niños de la calle se convierten en delincuentes por culpa de la incapacidad de la sociedad para ofrecerles una alternativa. En un principio, la proyección de “Los olvidados” se suspendió en México a causa de la ola de protestas que provocó, pero después de haber sido premiado en Cannes volvió con éxito a las pantallas y ganó 11 de los premios atribuidos por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias. Temiendo que la película fuese prohibida a causa de su lúgubre desenlace, Buñuel rodó unas nuevas secuencias finales más optimistas que también se conservan en la Filmoteca de la UNAM. El estado de conservación del negativo original es deficiente y exige ser restaurado si se quiere preservar para las generaciones venideras.

Países Bajos - Archivos de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Esta entidad se fundó en 1602 y fue la más importante de las primeras compañías europeas comerciales de la edad moderna que negociaron con Asia. El gobierno holandés la autorizó a ejercer el comercio entre África del Sur y el Japón, erigir fuertes militares, nombrar gobernadores, mantener un ejército permanente y firmar tratados en su nombre. Las estadísticas muestran hasta qué punto eclipsó a las compañías rivales en el comercio con Asia. Entre 1602 y 1796, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales envió a Oriente casi un millón de europeos a bordo de 4.785 barcos para realizar operaciones comerciales, que dieron como resultado la importación de 2,5 millones de toneladas de mercancías de los países asiáticos. Sus barcos también transportaron cargamentos de documentación. La mayoría de los documentos conservados en los archivos de la compañía son obra de sus funcionarios destinados a ultramar, pero muchos de ellos emanan también de las personas que tuvieron tratos con ella: reyes, nobles, comerciantes, intermediarios, consignatarios de barcos y capitanes de puertos. La documentación subsistente, que comprende 25 millones de páginas y atañe a la situación política, económica, cultural, religiosa y social de una extensa zona geográfica, se conserva en La Haya (Países Bajos), así como en los antiguos centros administrativos de la compañía establecidos en Batavia – la actual Yakarta (Indonesia) – Colombo (Sri Lanka), Chennai (India) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). En estos archivos excepcionales figuran inscripciones en piedra y manuscritos en hojas de palma y cortezas de árboles, así como actas judiciales impresas, correspondencia comercial, informes de viajes y registros de administraciones civiles. La documentación archivada ocupa 4 kilómetros de estanterías y contiene datos relativos a la historia de centenares de regiones de Asia y África que tuvieron entidad política y desempeñaron un papel comercial en los siglos XVII y XVIII. La colección también reviste una importancia científica y los meteorólogos recurren a los miles de informes que contiene sobre el tiempo para realizar investigaciones sobre el fenómeno de El Niño. Los archivos de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales comprenden asimismo miles de mapas y dibujos; muchos de estos últimos son las primeras representaciones de la población, el hábitat, el paisaje, la flora y la fauna de las regiones interesadas.

Países Bajos - Biblioteca Ets Haim – Livraria Montezinos. Se trata de una biblioteca-museo especializada que forma parte del Seminario Lusitano-Judío “Ets Haim” (Árbol de la Vida), un instituto dedicado a actividades de investigación y educación. La biblioteca cuenta con una colección de 30.000 obras impresas (desde 1484 hasta nuestros días) y 500 manuscritos (desde 1282 hasta el siglo XX), que versan principalmente sobre humanidades - todos los aspectos de la historia cultural y los estudios judíos – y sobre ciencias y conocimientos prácticos. El 65% de los documentos de esta colección están redactados en hebreo y el resto en arameo, latín, griego, neerlandés, español, portugués, francés, alemán, inglés, yidish y otras lenguas. La colección, que se conserva en el complejo de la sinagoga portuguesa de Ámsterdam construido en 1675, es un exponente de la influencia de la cultura sefardita nacida en la España medieval, que se caracterizó por el intercambio abierto entre la comunidad judía y su entorno islámico y/o cristiano de aquel entonces. Al integrarse – sin asimilarse – los judíos sefarditas desempeñaron un papel de intermediarios comunicando las realizaciones científicas del mundo musulmán a la Europa cristiana. Siguiendo esta trayectoria, el plan de estudios del Seminario “Ets Haim” tiene por objetivo impartir a sus educandos una educación judía exhaustiva, combinada con un excelente conocimiento de la literatura, la filosofía, la retórica y las ciencias. El instituto forma a sus estudiantes para ocupar puestos de responsabilidad en distintas comunidades sefarditas de África del Norte, Europa y América, especialmente en el área del Caribe y Nueva York. Gracias a su programa educativo en el que se dan cita una sólida identidad judía y un conocimiento profundo del entorno constituido por otras confesiones, “Ets Haim” ha aportado una contribución considerable a la causa de la coexistencia pacífica entre distintos credos religiosos en el seno de una misma sociedad. Por último, cabe añadir que en la colección documental se conservan asimismo partituras que datan de los siglos XVII al XX, entre las que figuran muchas piezas vocales e instrumentales especialmente compuestas para la sinagoga portuguesa de Amsterdam.

Polonia – Confederación General de Varsovia. El pergamino de la Confederación de Varsovia de fecha 28 de enero de 1573 concedió la tolerancia religiosa a la nobleza polaca en el marco de un pacto consensual destinado a mantener el orden social y preservar la unión de Polonia y Lituania. Este documento es único en su género porque constituye el testimonio de un compromiso democrático contraído por diversas partes interesadas en un pie de igualdad (los católicos y los representantes de luteranos, calvinistas, ortodoxos, armenios y musulmanes), que difiere por completo de un edicto promulgado por un soberano. La tolerancia religiosa revestía una especial importancia en un país habitado por distintos grupos étnicos de distintas confesiones. El documento de la Confederación sentó las bases jurídicas de un nuevo sistema político y al mismo tiempo garantizó la unidad del Estado. En cierto modo se puede considerar que es una “protoconstitución” en la que se garantiza a los nobles la libertad de religión y las libertades cívicas, tal como las entendemos y conocemos actualmente. El pergamino va acompañado de más de 200 sellos que son otros tantos testimonios del compromiso personal que contrajeron los nobles con la Confederación. Esos sellos forman parte del documento inscrito en el Registro “Memoria del Mundo”.

Polonia – Las veintiuna reivindicaciones de Gdansk (agosto de 1980) – Nacimiento de un movimiento social de masas: el Sindicato Solidarnosc. Las “Veintiuna reivindicaciones” formuladas en agosto de 1980 por el Comité de Huelga de los astilleros de Gdansk desembocaron en la creación de Solidarnosc, el primer sindicato libre del bloque comunista. Esas reivindicaciones marcaron un hito en la historia del bloque comunista, porque comprendían exigencias políticas como la creación de sindicatos libres, la abolición de la censura y la liberación de los presos políticos. La aceptación de estas exigencias por parte del Partido Comunista supuso un gran paso adelante que – después de la imposición de la ley marcial – preparó el camino para la celebración de las primeras elecciones democráticas dentro del bloque comunista en 1989. La presentación de las “Veintiuna reivindicaciones” fue el inicio de un movimiento que influyó posteriormente en los acontecimientos de los demás países europeos que trataban también de efectuar una transición pacífica a la democracia. La gran importancia del documento en el que figuran las “Veintiuna reivindicaciones” de agosto de 1980 estriba en que es un testimonio de un viraje histórico decisivo que no sólo provocó un cambio en Polonia, Europa y el mundo en ese momento, sino que además cambió la faz de sus futuros destinos. En el Museo Marítimo Polaco de Gdansk se conservan unos tableros de madera con las “Veintiuna reivindicaciones”. Junto con ese documento se ha inscrito también en el Registro “Memoria del Mundo” una colección de otros más sobre el nacimiento del movimiento Solidarnosc, que se conserva en el Centro Karta de Varsovia. Esta colección está compuesta por textos, panfletos, boletines, carteles, publicaciones, etc., elaborados por Solidarnosc entre agosto de 1980 y diciembre de 1981. También comprende estatutos y manifiestos del periodo 1981-1987, así como documentos relacionados con las distintas huelgas de apoyo a Solidarnosc y 2.000 horas de grabaciones sonoras de las reuniones fundacionales del movimiento.

Serbia y Montenegro – Archivo de Nikola Tesla. Este archivo está integrado por una colección de manuscritos, fotografías, documentos científicos y patentes, cuyo conocimiento es indispensable para estudiar la historia de la electrificación. Nikola Tesla (1856-1943), inventor y científico norteamericano nacido en Serbia, fue un precursor de la electrificación y sus descubrimientos sobre el sistema polifásico influyeron considerablemente en el desarrollo tecnológico. En efecto, este sistema es la piedra angular de la producción moderna de energía eléctrica, de la transmisión y utilización de corriente a larga distancia y de las comunicaciones. Además de inventar el motor de corriente alterna, Tesla inventó una bobina bautizada con su nombre, que hoy en día es un componente esencial - transformador -de todos los aparatos de alta frecuencia. También fue un precursor en la investigación de algunos efectos producidos por la corriente alterna: la posibilidad de la calefacción por inducción, la producción de ozono y las repercusiones en el organismo humano. La técnica de producción de plasma eléctrico que inventó fue un trabajo precurso en su género que sólo ha cobrado importancia recientemente en la producción de microprocesadores para ordenadores. Sus invenciones fueron fundamentales para el desarrollo de muchas de las tecnologías actuales, por ejemplo la radio, el radar, la televisión, los motores de todo tipo y las computadoras. También se le atribuye el haber pronosticado ya en 1900 el reciente problema energético. El archivo se conserva en Belgrado y contiene documentación sobre patentes, correspondencia científica, manuscritos, dibujos técnicos, datos de mediciones científicas, documentos personales y jurídicos que totalizan más de 160.000 páginas, así como unas mil fotografías de los experimentos e invenciones del científico. Todo este material, que fue trasladado a Belgrado después de la muerte de Tesla en Nueva York (1943), constituye el testimonio más completo de sus invenciones y representa una fuente de información esencial para los investigadores e historiadores de la ciencia.

Tayikistán – Manuscrito del siglo XIV. Este manuscrito rarísimo es un ejemplo destacado de la literatura clásica tadjik-persa, que está considerada como una de las más brillantes producciones del patrimonio cultural mundial. Desde sus inicios, esta literatura gozó de un gran aprecio entre los indios, árabes, armenios, georgianos y turcos, antes de que los europeos empezaran a familiarizarse con ella hacia el siglo XVI. El manuscrito en cuestión contiene las obra completa ("Kulliyat") del celebrado escritor tadjik-persa, Ubayd Zakoni, y la obra denominada "Gazalliyt" del renombrado poeta Hafiz Sherozi. Es el manuscrito más antiguo del mundo con la obra de estos dos literatos y, por consiguiente, un ejemplar único en su género. La transcripción de los textos se realizó tan sólo 35 años después de la muerte de Ubayd Zakoni y nueve años después del fallecimiento de Hafiz Sherozi. La concepción del manuscrito es muy especial ya que los poemas de Hafiz figuran copiados en torno al texto de Ubaid Zakoni. El manuscrito, que necesita una restauración en toda regla, se conserva en el Instituto del Patrimonio Escrito de la Academia de Ciencias de la República de Tayiskistán, sito en Dushambe. Esta obra es un vivo testimonio de las realizaciones espirituales y artísticas de los tadjiks, pueblo de Asia Central en cuyos orígenes se han dado encuentro distintas culturas.

Tailandia – Inscripción del Rey Ram Khamhaeng. Esta inscripción en lengua tai, caligrafiada con caracteres típicos de Sukhotai, data del año 1292 d.C. y está grabada en los cuatro lados de un pilar de limo endurecido de 114,5 centímetros de altura. Se conserva en el Museo nacional de Bangkok. Es la inscripción en lengua tai más antigua que se conoce y fue descubierta en 1833 por el Príncipe Mongkut de Siam – que posteriormente reinaría con el nombre de Chomklao o Rama IV – en la antigua ciudad de Sukhothai, durante una estancia que efectuó cuando profesaba de monje budista. La inscripción consta de tres partes: en la primera se relata – utilizándose siempre el pronombre personal de primera persona: “Yo” – la historia personal y las heroicas hazañas del rey Ram Khamhaeng desde su nacimiento hasta su accesión al trono; en la segunda, se describen con detalle todos los aspectos físicos, políticos y sociales de la ciudad de Sukhothai; en la tercera, se glorifica al soberano por haber inventado la escritura tai y ejercer su dominio sobre un vasto reino. La ausencia del pronombre personal de primera persona en las dos últimas partes ha hecho que se especule sobre la posibilidad de que ambas fueran escritas por los sucesores de Ram Khamhaeng. El valor documental histórico de esta inscripción quedó probado, cuando Tailandia lo utilizó con éxito como argumento en 1991 para respaldar su propuesta de inscribir la ciudad histórica de Sukhothai y otras ciudades históricas vinculadas a ella en la Lista del Patrimonio Mundial.


República Unida de Tanzania – Colección de manuscritos y libros árabes. Esta colección, que comprende más de 800 libros y manuscritos, está custodiada en los Archivos Nacionales y es sumamente valiosa para estudiar el legado social y cultural de Zanzíbar y la región de África Occidental. Algunos de sus volúmenes proporcionan información sobre múltiples temas que se remonta a tres siglos atrás y también ofrecen un gran interés para el estudio de distintos aspectos del Islam, de la literatura y la retórica árabes y de la historia de las ideas en Zanzíbar y África Occidental. Además de su contenido cultural, la caligrafía y los ornamentos de los manuscritos poseen una gran calidad artística. Estas obras están conservadas en los Archivos Nacionales de Zanzíbar, que por ser los más antiguos y mejor dotados en fondos documentales de África Occidental constituyen un exponente de la importancia de Zanzíbar como centro comercial y administrativo en toda la región. En los libros y manuscritos se pone también de manifiesto el papel que desempeñó Zanzíbar en calidad de centro de enseñanza de la cultura y lengua swahilíes, a partir del cual se difundieron este idioma y el Islam por una vasta región. La colección comprende obras religiosas y seculares sobre los siguientes temas: correspondencia diversa, derecho y teología islámicos, gramática y lingüística árabes, medicina general y local, hechicería, astronomía, navegación, sufismo, esclavitud, adivinación, poesía, diarios y memorias. También cuenta con revistas en árabe y otros documentos.

Turquía – Obras de Ibn Sina conservadas en la Bibilioteaca de Mnuscritos Süleymaniye. Se ha dicho de Abu Ali al-Hussain Ibn Abdallah Ibn al-Hassan Ibn al-Ali Ibn Sina (980-1038), más conocido por su nombre latino de Avicena, que poseía la mente de Goethe y el genio de Leonardo da Vinci. Ibn Sina no solo fue un gran médico y científico, sino también un importante filósofo, que aportó una contribución importante a las siguientes disciplinas: psicología, geología, matemáticas, química, astronomía y lógica. La colección conservada en la Biblioteca Süleymaniye comprende una colección completa de todos los ejemplares de manuscritos – algunos de los cuales datan del siglo X – de las obras supervivientes de Ibn Sina. Todo esos manuscritos son únicos en su género y algunos de ellos son aún más inestimables debido a sus preciosas caligrafías, iluminaciones, miniaturas, ilustraciones y cubiertas. Esta colección de manuscritos es ampliamente consultada por los estudiosos turcos y extranjeros. Las obras de Ibn Sina, que se cifran en unas 600 aproximadamente, comprenden ensayos breves sobre filosofía, lógica, filosofía de la religión, misticismo, lingüística, literatura, matemáticas, física, química, medicina, política, geografía y astronomía. Su enciclopedia médica “Al Qanun fi’l Tıbb” (Canon de la medicina) se tradujo al latín y a otras lenguas occidentales y entre 1.400 y 1.600 d.C. se utilizó como manual principal de enseñanza en varias facultades de medicina europeas.

Uruguay – Discos originales de Carlos Gardel – Colección Horacio Loriente (1913-1935). Esta colección privada de 800 discos originales conservados en sus carátulas primitivas es la más completa que existe en el Uruguay. Gracias a ella se conservan las creaciones de toda la carrera artística de Carlos Gardel, el cantante argentino nacido en Francia, que fue llamado en su época el “zorzal criollo”. Los discos, producidos en Buenos Aires, París y Nueva York comprenden los 29 géneros musicales y los distintos estilos que constituyeron el repertorio de Gardel, preservando así la voz y el arte excepcionales del cantante y actor cinematográfico. El tango, del que Gardel fue un maestro, se creó al mismo tiempo y de la misma manera en los dos puertos principales del Río de la Plata: Buenos Aires y Montevideo. Gardel difundió el tango por el mundo entero. Después de los éxitos que el cantante consiguió en Europa y los Estados Unidos de América, se abrieron academias de tango en París, Buenos Aires y Montevideo cuando todavía vivía. Hoy en día, esas academias se han extendido por el mundo entero: en todo el continente americano, en casi todos los países de Europa, en Japón y en Hawai. Hoy en día, 60 años después de su muerte y 90 años después de sus primeras grabaciones, Gardel sigue contando con múltiples admiradores y – según un motor de búsqueda – hay 34.247 sitios Internet que le están dedicados.

Para más información sobre el programa Memoria del Mundo, consúltese la siguiente página Internet: http://portal.unesco.org/ci/






Fuente Comunicado de prensa Nº 2003-53
Autor(es) UNESCOPRESS


 ID: 14264 | guest (Leer) Updated: 08-09-2003 9:22 am | © 2003 - UNESCO - Contact