Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
La UNESCO creará una estructura de mediación para los conflictos relativos al agua
Contacto editorial: Amy Otchet - Isabelle Le Fournis: Oficina de Información Pública de la UNESCO - Sección Editorial. Teléfono móvil en Japón: +81 (0) 90 69 46 26 30/03. En París: +33 (0) 1 45 68 17 04 - Email

21-03-2003 11:40 am Kyoto (Japón), 21 de marzo - La creación de una nueva estructura para ayudar a los países a prevenir y a resolver los conflictos provocados por el agua ha sido anunciada hoy por el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, en el Tercer Foro Mundial del Agua que tiene lugar en Japón. Esta estructura estará formada por la UNESCO, el Consejo Mundial del Agua y la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya.
La nueva estructura de cooperación se establecerá en la Sede de la UNESCO en París y, según el Sr. Matsuura, “reaccionará ante las crisis, interviniendo en ellas o prestando asistencia a las partes interesadas cuando éstas lo pidan, y también previendo y previniendo los conflictos relacionados con el agua”. Los Estados, las partes interesadas privadas y las organizaciones intergubernamentales podrán recurrir a esa estructura para contribuir a la solución de conflictos o problemas relacionados con los recursos hídricos internacionales, así como las disputas locales - ya se trate de desacuerdos acerca de nuevos proyectos de presas en cursos fluviales compartidos o de casos de contaminación de acuíferos comunes.

En función de la índole del conflicto y de las peticiones de las partes interesadas, la estructura de cooperación suministrará una serie de servicios que comprenderán, entre otros, los siguientes: asesoramiento técnico y jurídico, formación para llevar a cabo negociaciones, conciliaciones, misiones de investigación, interposición de “buenos oficios” y creación de condiciones propicias para negociaciones de alto nivel.

El Sr. Matsuura ha añadido que, con vistas a prevenir el surgimiento de conflictos en cualquier cuenca, “la UNESCO facilitará a la ‘comunidad del agua’ los recursos necesarios, el contexto propicio, el respaldo en materia de políticas, la asistencia técnica y los mecanismos judiciales que se necesitan para prever, prevenir y resolver los conflictos relacionados con el agua”. El Programa Hidrológico Internacional (PHI) de la UNESCO utilizará sus redes de expertos en el mundo para facilitar las discusiones y coordinar las investigaciones entre los países, ayudando al mismo tiempo a los gobiernos a mejorar sus capacidades institucionales y técnicas para administrar mejor los recursos hídricos.

La nueva estructura de cooperación será fruto de una iniciativa conjunta de la UNESCO y del Consejo Mundial del Agua, el centro internacional más destacado de estudios sobre políticas relativas a los recursos hídricos. El Consejo contribuirá a movilizar el apoyo político necesario para respaldar esa estructura y prodigará asesoramiento sobre políticas a las partes en litigio.

Además, la Corte Permanente de Arbitraje con sede en La Haya (Países Bajos) emitirá dictámenes jurídicos y servirá de foro de encuentro neutral para las partes en conflicto que traten de conciliarse, y también efectuará misiones para investigar las discordias sobre el agua en el plano internacional y prestará asistencia de otro tipo a petición de las partes interesadas.

“La estructura conferirá una nueva dimensión a los esfuerzos de la Corte Permanente de Arbitraje para resolver pacíficamente las disputas concernientes los recursos naturales”, ha declarado Tjaco van den Hout, Secretario General de la Corte Permanente de Arbitraje.

“Universities Partnership for Transboundary Waters”, una asociación en la que participan diez universidades de los cinco continentes ayudará a elaborar material educativo y programas de formación relacionados con las negociaciones sobre los recursos hídricos.

Con respecto a esta cuestión, el Sr. Matsuura ha declarado: “No necesitamos más declaraciones. Ahora, lo que se requiere es actuar”. Un tercio de las 263 cuencas fluviales internacionales son compartidas por más de dos países, y 19 pertenecen a cinco países o más. Más de la mitad del abastecimiento de agua de una buena parte de los países de África y del Oriente Medio depende de recursos hídricos “extranjeros”, es decir, procedentes de otros países; y otro tanto ocurre en el Cono Sur de América Latina.

En general, se prevé que la creciente demanda de agua desembocará inevitablemente en conflictos crecientes, e incluso en guerras por los recursos hídricos. No obstante, según varios estudios publicados por la UNESCO, la escasez de agua no tiene por qué desembocar necesariamente en catástrofes o conflictos. En el Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos (publicado por la UNESCO y elaborado por el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos) se presenta un estudio1 que ha analizado todas las interacciones provocadas por el agua entre dos o más países, a lo largo de los últimos cincuenta años. De las 1.831 interacciones registradas, 1.228, o sea la inmensa mayoría, fueron de índole cooperativa y dieron como resultado la firma de unos 200 tratados de reparto de aguas o la construcción de nuevas presas. En cambio, de los 507 episodios conflictivos que se produjeron, solamente 37 fueron violentos y, entre éstos, sólo 21 consistieron en operaciones de carácter militar.

Aunque es obvio que la escasez de agua es un factor del aumento de la tensión entre los Estados, la verdadera raíz de los conflictos o situaciones de inestabilidad estriba en la falta de tratados o estructuras internacionales para administrar conjuntamente los recursos hídricos compartidos. Sobre las cuencas hidrográficas internacionales se ciernen tres peligros potenciales: su “internacionalización” a causa de la creación de nuevos Estados independientes, como ha ocurrido por ejemplo con el desmembramiento de la Unión Soviética; los proyectos unilaterales de desarrollo, por ejemplo, la construcción de presas en cuencas donde no existen acuerdos jurídicos bilaterales ni estructuras de negociación; y la existencia de un clima de hostilidad general por cuestiones que no están directamente relacionadas con el agua.

Según las conclusiones del estudio, “pueden surgir litigios en los cinco a diez años venideros” en las siguientes cuencas hidrográficas: Ganges-Brahmaputra, Han, Incomati, Kunene, Kura-Araks, Lago Chad, Río de la Plata, Lempa, Limpopo, Mekong, Ob (Ertis), Okavango, Orange, Salween, Senegal, Tumen y Zambeze. Además, hay otras cuatro cuencas “donde actualmente hay conflictos o están siendo objeto de intensas negociaciones, a saber: Mar de Aral, Jordán, Nilo y Tigris-Éufrates”.

El Sr. Matsuura ha anunciado oficialmente esta creación hoy, en Shiga, durante la ceremonia de clausura de la sesión plenaria dedicada al tema “Agua para la paz”, que fue organizada por la UNESCO en el Tercer Foro Mundial del Agua.

1Los autores de este estudio son el Dr. Aaron Wolf de la Universidad del Estado de Oregón (Estados Unidos de América) y la “Universities Partnership of Transboundary Waters”, la asociación de universidades para el estudio de las cuestiones relacionadas con las recursos hídricos transfronterizos que será una colaboradora esencial de la UNESCO en el seno del nuevo “Mecanismo de cooperación en materia de recursos hídricos”.






Fuente Comunicado de prensa No 2003-22
Autor(es) UNESCOPRESS


 ID: 10634 | guest (Leer) Updated: 11-07-2003 9:03 am | © 2003 - UNESCO - Contact