Inicio - Servicio de prensa
UNESCOPRESS
Comunicados de prensa
Anuncios de prensa
Especiales
Fototeca
Oficinas fuera de la sede
Relaciones con la prensa

Portavoz del Director General
Flash Info
Nuevo Correo de la UNESCO
Agenda cultural
Ediciones UNESCO
Servicios de información
Documentos de la UNESCO
Naciones Unidas
- Centro de Noticias ONU
- Sitios web de la ONU

Versión para imprimir
Los medios pueden utilizar y reproducir libremente el material publicado por UNESCOPRESS

UNESCO
UNESCOPRESS
7, Place de Fontenoy
75352 PARIS 07 SP, France

 

Para fomentar el debate democrático  
Celebración del seminario 'La UNESCO y la Nueva Alianza para el desarrollo de Africa (NEPAD): de la visión a la acción '
Contacto editorial: Jasmina Sopova : Oficina de Información Pública – Sección Editorial. Teléfono: +33 (0)1 45 68 17 17 - Email

28-02-2003 1:00 am París – Del 5 al 8 del próximo mes de marzo, se reunirán en Uagadugu (Burkina Faso) unos 200 responsables políticos, representantes de organizaciones regionales, subregionales y organizaciones no gubernamentales, proveedores de fondos, parlamentarios y expertos para examinar cuestiones relacionadas con la educación, el agua, la biodiversidad, la diversidad cultural y el acceso a la información y al saber en África. Todos estos temas serán el objeto principal de las discusiones que tendrán lugar en el Seminario La UNESCO y la NEPAD: de la visión a la acción, que precederá a la primera reunión del Comité UNESCO para la NEPAD.
Tras haber organizado en noviembre de 2001 el seminario internacional Enfoques prospectivos y estrategias innovadoras en favor del desarrollo de África en el siglo XXI, en el que se esbozaron las orientaciones generales de las nuevas actividades de la UNESCO en pro de África, la Organización va a pasar ahora a la fase operativa de su colaboración con la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD) que se creó el 21 de octubre de 2001 en Abuja (Nigeria). El seminario de Uagadugu constituye el primer paso de esta nueva etapa. Blaise Compaoré, Presidente de Burkina Faso, y John Kufuor, Presidente de Ghana y de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), participarán en la sesión de alto nivel que se celebrará el 7 de marzo bajo la presidencia del Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura.

A este respecto, Koichiro Matsuura ha dicho lo siguiente: «La UNESCO ha elaborado una versión africana de su Estrategia a Plazo Medio 2002-2007 para ‘personalizar’ más su cooperación con África y tener en cuenta sus características específicas, preocupaciones y aspiraciones. Esta estrategia será a partir de ahora el marco que guiará nuestra acción en este continente. Para velar por el seguimiento permanente de los trabajos que se realicen en Uagadugu, he creado un Comité UNESCO para la NEPAD, compuesto por nueve personalidades africanas y miembros de la UNESCO, que se reunirá por primera vez en esta misma ciudad al término del seminario».

El seminario será precedido por tres mesas redondas que tendrán lugar el 4 y el 5 de marzo y agruparán a representantes de la NEPAD y la UNESCO, así como a proveedores de fondos. El 6 de marzo se efectuará la apertura del seminario, que abordará los tres temas siguientes:
- ¿Cómo puede ayudar la UNESCO a sus Estados Miembros de África para que integren los objetivos de la NEPAD en sus programas nacionales?

- ¿Cómo hacer participar a los parlamentarios, al sector privado, a las organizaciones no gubernamentales y a la sociedad civil en las estrategias de lucha contra la pobreza?
- ¿Cómo puede contribuir la UNESCO, por conducto de sus oficinas en África, a la creación de capacidades y la elaboración de proyectos regionales y subregionales?

En cada sesión se examinarán especialmente las siguientes cuestiones prioritarias: la Educación para Todos (EPT), el agua, la biodiversidad, la diversidad cultural y el acceso a la información y el saber.

El seminario se planteará también la cuestión de los medios para ayudar a los países africanos a incorporar en sus programas nacionales los objetivos de la NEPAD, que de hecho son convergentes con los de la UNESCO. También examinará la cuestión de la participación de los parlamentarios, el sector privado y la sociedad civil, especialmente las mujeres, en las estrategias nacionales de desarrollo.

Hoy en día, el 75% de la población del África Subsahariana sobrevive con menos de dos dólares diarios por persona. De los 49 Países Menos Adelantados (PMA) del mundo, 34 son africanos. Si las tendencias actuales se prolongan, hacia 2005 el 51% de la población de esta región se hallará sumida en la pobreza absoluta (menos de un dólar por día y por persona). Para reducir a la mitad el número de personas que viven en la pobreza en África, sería necesario que de aquí a 2015 el continente alcanzase un ritmo de crecimiento del 7% anual y que se multiplicase por dos la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD), para lo cual tendría que aumentar a razón de 10.000 millones de dólares por año. Ahora bien, en los años noventa el promedio del crecimiento económico de África fue de un 2,1% anual, o sea inferior al crecimiento demográfico (2,8% anual). Al mismo tiempo que el importe del flujo neto de capitales con destino a África disminuyó con respecto al decenio de los setenta. Con un 1% escaso del PIB mundial y un 2% de los intercambios comerciales internacionales, la proporción que representa África en las exportaciones mundiales de productos manufacturados es prácticamente inexistente. El promedio del PIB por Estado apenas sobrepasa 2.000 millones de dólares. Además, en el año 2000 la deuda exterior de los países del África Subsahariana se cifraba en 206.000 millones de dólares, y en algunos países la proporción de esa deuda con respecto a las exportaciones ascendía a un 180,2%, y con respecto al PIB a un 66,1 %.

Los 19 países del mundo con el índice de desarrollo humano más bajo son naciones del África Subsahariana. La pandemia del sida es una de las causas principales de esta situación. En 2001 esta enfermedad ocasionó la muerte de 2,1 millones de personas en esta región del mundo. Según estimaciones del programa ONUSIDA y de la OMS, de los 42 millones de personas infectadas en el mundo unos 30 millones viven en África. La urbanización masiva (un 50% de la población vive en las ciudades) contribuye ampliamente al deterioro del medio ambiente y a la marginación social. En algunos países, el índice de desarrollo humano en las zonas rurales es veces menor que en las zonas urbanas. Esto es un exponente de las graves disparidades socioeconómicas que se dan en África, sobre todo por lo que respecta a la situación de las mujeres, mucho más preocupante que en las demás regiones del mundo. En 15 países africanos, la tasa de mortalidad de las parturientas oscila entre 1.000 y 1.800 por 100.000, y la de los niños de menos de cinco años es de 140 por 1.000.

Al crear la NEPAD, los dirigentes políticos africanos se han asignado un marco de acción común para resolver estos problemas de consecuencias tan dramáticas en todos los planos de la vida social. Entre otros objetivos, los líderes africanos se proponen: lograr que el PIB aumente anualmente en un 7% durante los próximos 15 años; eliminar de aquí a 2005 las disparidades entre los sexos en la enseñanza; y para el año 2015 reducir a la mitad la proporción de personas en situación de extrema pobreza y lograr que las tasas de mortalidad materna e infantil disminuyan en dos tercios y tres cuartos, respectivamente.

En la Estrategia a Plazo Medio de la UNESCO se esbozan los ejes principales de su contribución a los objetivos de la NEPAD y se prevén actividades para alcanzarlos en todas las esferas de competencia de la Organización: la educación, las ciencias exactas y naturales, las ciencias sociales, la cultura y la comunicación.

Educación
En el África Subsahariana, la tasa de analfabetismo de los adultos alcanza un 41%. Además, de los más de 100 millones de niños del mundo que no van a la escuela, unos 40 millones viven en esta región. En el 75% de los países se comprueba la existencia de una disparidad entre los sexos en la educación, si bien el índice de niñas escolarizadas está aumentando en Sudáfrica, Botswana, Swazilandia y Lesotho. En esta parte del mundo, que cuenta además con los índices más elevados de repetición de curso y deserción escolar del mundo entero, la enseñanza tiene graves obstáculos que superar en materia de calidad. En las aulas de los países de África Central y Occidental, el promedio de 50 alumnos por maestro existente en 1990 pasó a ser de 52 en 1998. Todos los progresos realizados en la educación corren el riesgo de verse comprometidos a causa del sida. En los próximos cinco años, esta enfermedad ocasionará la muerte del 10% de los docentes, mientras que los niños huérfanos del sida representarán el 20% de la población en edad de ir a la escuela. La mitad de los países de la región no alcanzarán el objetivo de lograr de aquí al año 2015 la universalización de la enseñanza primaria, tal como se estableció en el Foro Mundial sobre la Educación celebrado en Dakar en abril de 2000.

La tarea prioritaria de la UNESCO consistirá en ayudar a los países a cumplir los objetivos del Marco de Acción de Dakar (véase el recuadro). La Organización, que está suministrando un apoyo técnico a los Estados para que elaboren sus planes nacionales de Educación para Todos (EPT), va a promover un aumento de la ayuda en recursos financieros y humanos, reforzando al mismo tiempo la cooperación entre los países y los principales copartícipes en la EPT. Asimismo, ayudará a los países a formar docentes calificados y fomentará un acceso más amplio a la enseñanza científica y tecnológica, sobre todo en favor de las niñas y mujeres. Se dedicarán programas especiales a la educación sobre el sida y a la educación básica extraescolar de los jóvenes sin escolarizar, especialmente en las zonas rurales.

Ciencias exactas y naturales
La pobreza, el analfabetismo, las enfermedades, los problemas sociales y la exclusión son los principales obstáculos con que tropieza el crecimiento socioeconómico de los países africanos, que no han podido realizar inversiones suficientes en la investigación científica y tecnológica. En muchos de esos países, la inversión en investigación y desarrollo no supera el 0,01 del PIB, mientras que en los países industrializados, que poseen un PIB muy superior, alcanza un 2% o más.

Para respaldar a la NEPAD en este ámbito, los programas de la UNESCO se apoyarán en toda iniciativa local que pueda contribuir a la erradicación de la pobreza. La Organización se orientará hacia una educación científica – desde la enseñanza primaria a la superior – que esté en consonancia con el contexto sociocultural (utilización de las lenguas locales, por ejemplo). Sus esfuerzos irán encaminados a la creación o reconstrucción de instituciones científicas, centros de excelencia y redes. Movilizando a los científicos africanos expatriados en pro del desarrollo de la ciencia y la tecnología en África, la UNESCO fomentará la creación de asociaciones científicas en el continente, así como su fortalecimiento. Haciendo hincapié en el reconocimiento y fomento de los conocimientos científicos y tecnológicos autóctonos, estimulará el recurso a los conocimientos tradicionales para resolver los problemas del medio ambiente. Asimismo, fomentará la utilización de las energías renovables, las iniciativas de lucha contra la desertización, la protección de los humedales y ecosistemas naturales, la gestión de los recursos de las zonas costeras, el seguimiento de las repercusiones de los cambios climáticos y la buena administración en el plano ecológico.

Ciencias sociales y humanas
De 44 países del África Subsahariana, 27 poseen los índices de desarrollo humano más bajos del mundo. Además, 34 países pertenecen a la nueva categoría de «Países Pobres Muy Endeudados». Entre las principales causas de la pobreza, cabe señalar las guerras que afectan a países estables y relativamente prósperos. Esos conflictos han sido una de las causas de la propagación del virus del sida. A finales del año 2000, se concentraban en esta región 6 millones de personas refugiadas y desplazadas de los 21,8 millones que hay en el mundo entero. Actualmente, la mitad de los Estados africanos viven una situación de conflicto.

En este ámbito, la UNESCO prevé fomentar la investigación sobre la índole de la pobreza, su amplitud y sus causas, así como una reflexión sobre el papel que desempeñan, respectivamente, el Estado y la sociedad civil. También apoyará la lucha contra la discriminación racial y étnica, la exclusión y la xenofobia, y propiciará el recurso a los mecanismos tradicionales de solución de conflictos. Además, la Organización apoyará las investigaciones sobre las repercusiones sociales del sida y ayudará a los países a adoptar políticas nacionales de lucha contra esta pandemia, apuntando ante todo a reducir en un 25% el índice de contaminación entre los jóvenes de 15 a 24 años.

Cultura
Hasta la fecha, muchos países africanos no han formulado ningún tipo de política cultural y, además, los aspectos culturales específicos no se toman suficientemente en cuenta en las estrategias de desarrollo. Ahora bien, los modos de vida y los conocimientos teóricos y prácticos tradicionales están desapareciendo bajo la presión de los modelos culturales extranjeros. Las industrias culturales y los media de África no tienen una influencia real en la sociedad y el sector cultural africano no participa realmente en el desarrollo económico del continente. De los 900.000 libros publicados anualmente en el mundo, un 73% se edita en países desarrollados y un 1,5 % solamente en África.

Las actividades de la UNESCO en el ámbito de la cultura se estructurarán en torno a tres ejes: la protección del patrimonio (rehabilitación y conservación; educación relativa al patrimonio en los medios escolares y universitarios; revitalización del patrimonio inmaterial, por ejemplo los conocimientos teóricos y prácticos ancestrales y las tradiciones orales; lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales); la promoción de la diversidad cultural (turismo cultural; acciones para salvaguardar las lenguas en peligro de desaparición; programas de acopio de elementos culturales y de difusión de las culturas nacionales); y el fortalecimiento de los vínculos entre la cultura y el desarrollo (apoyo a la creación de microempresas culturales; participación de las comunidades locales en los proyectos de protección del medio ambiente; conservación de las ciudades; prevención del sida mediante una perspectiva cultural).

Comunicación e información
Las escasas infraestructuras en materia de comunicaciones mantienen al continente africano al margen de las «autopistas de la información» y los procesos de mundialización. Los recursos financieros insuficientes y la persistencia del analfabetismo figuran entre los principales obstáculos que impiden un amplio acceso a la información y los medios de comunicación de masas. Por cada 100 habitantes hay 17 aparatos de radio (promedio mundial: 36), 3,5 televisores (promedio mundial: 23) y 0,3 ordenadores (promedio mundial: 4,4). Los costos de acceso a Internet son entre 5 y 10 veces más caros que en los países del Norte. En 1996, se estimaba que
había 14 líneas principales de telecomunicaciones por cada 1.000 habitantes (promedio mundial: 131) y 2,1 abonados a los servicios de telefonía móvil (promedio mundial: 25,7). Asimismo, se calculaba que el consumo de papel de prensa ascendía a 1,6 kg por habitante (promedio mundial: 20,9).

Para reforzar los medios de comunicación y reducir la «brecha digital», la UNESCO se ha fijado tres objetivos. El primero consiste en fomentar la libre circulación de las ideas mediante la palabra y la imagen. Esto significa, ante todo, reforzar el pluralismo e independencia de los media, y ampliar el acceso interactivo a la información por conducto de bibliotecas, archivos, servicios de información, redes y centros comunitarios. Segundo objetivo: promover la expresión del pluralismo y la diversidad cultural en los media. Para ello, hay que ayudar a los Estados a adoptar legislaciones nacionales sobre el servicio público de radiotelevisión y las tecnologías de la comunicación y la información, así como facilitar a las producciones y coproducciones africanas el acceso a los mercados mundiales. Tercer objetivo: garantizar el acceso de todos a las tecnologías de la información y la comunicación, velando por el aumento de la producción y difusión de contenidos locales en los media y las redes electrónicas. Esto supone digitalizar más materiales de información, constituir bibliotecas virtuales, crear redes y programas de intercambios universitarios e incrementar la cooperación internacional por conducto del Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación (PIDC) y el Programa Información para Todos (IFAP).


--------------------------------------------------------------------------------


Educación para Todos. Los seis objetivos de Dakar(Aprobados en el Foro Mundial sobre la Educación, Dakar, Senegal, 26-28 de abril de 2000)
(Marco de Acción de Dakar, párrafo 7)
Por consiguiente, nos comprometemos colectivamente a alcanzar los siguientes objetivos:
i) extender y mejorar la protección y educación integrales de la primera infancia, especialmente para los niños más vulnerables y desfavorecidos;
ii) velar por que antes del año 2015 todos los niños, y sobre todo las niñas y los niños que se encuentran en situaciones difíciles y los que pertenecen a minorías étnicas, tengan acceso a una enseñanza primaria gratuita y obligatoria de buena calidad y la terminen;
iii) velar por que sean atendidas las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos mediante un acceso equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de preparación para la vida activa;
iv) aumentar de aquí al año 2015 el número de adultos alfabetizados en un 50%, en particular tratándose de mujeres, y facilitar a todos los adultos un acceso equitativo a la educación básica y la educación permanente;
v) suprimir las disparidades entre los sexos en la enseñanza primaria y secundaria de aquí al año 2005 y lograr antes del año 2015 la igualdad entre los sexos en relación con la educación, en particular garantizando a las niñas un acceso pleno y equitativo a una educación básica de buena calidad, así como un buen rendimiento;
vi)mejorar todos los aspectos cualitativos de la educación, garantizando los parámetros más elevados, para conseguir resultados de aprendizaje reconocidos y mensurables, especialmente en lectura, escritura, aritmética y competencias prácticas esenciales.






Fuente Comunicado de prensa Nº2003-17
Autor(es) UNESCOPRESS


 ID: 10052 | guest (Leer) Updated: 11-07-2003 10:34 am | © 2003 - UNESCO - Contact