Mensaje del Director General con miras a la celebración del Año Internacional de los Idiomas en 2008

Mensaje del Director General con miras a la celebración del Año Internacional de los Idiomas en 2008

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 2008 Año Internacional de los Idiomas. La UNESCO, encargada de coordinar las actividades de esa celebración, está dispuesta a asumir resueltamente su liderazgo.

(Ver las traducciones disponibles)

La Organización tiene plena conciencia de la importancia decisiva de los idiomas para la realización de un gran número de tareas con que la humanidad deberá enfrentarse en los próximos decenios

En efecto, los idiomas son esenciales para la identidad de las personas y los grupos humanos y para su coexistencia pacífica, y constituyen además un factor estratégico para avanzar hacia el desarrollo sostenible y la articulación armoniosa entre lo mundial y lo local.

Los idiomas revisten una importancia capital en el empeño de alcanzar los seis objetivos de la Educación para Todos (EPT) y los objetivos de desarrollo del Milenio (ODM) que las Naciones Unidas aprobaron en 2000.

Por su condición de factores de integración social, los idiomas ocupan un lugar estratégico en la erradicación de la pobreza extrema y el hambre (ODM 1); en tanto que pilares de la alfabetización y la adquisición de conocimientos y competencias, son también esenciales para alcanzar la enseñanza primaria universal (ODM 2); en la lucha contra el VIH y el SIDA, el paludismo y otras enfermedades (ODM 6), para llegar a las poblaciones afectadas, hay que utilizar sus propios idiomas; la salvaguardia de los conocimientos y las competencias locales y autóctonas, con miras a garantizar la gestión sostenible del medio ambiente (ODM 7), está intrínsecamente vinculada a las lenguas vernáculas y aborígenes.

Además, la diversidad cultural está estrechamente conectada con la diversidad lingüística, como lo recuerdan la Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural y su Plan de Acción (2001), la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial (2003) y la Convención sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales (2005).

Sin embargo, más del 50% de las 7.000 lenguas que se hablan hoy en el mundo corren el riesgo de desaparecer en el curso de unas pocas generaciones. Menos de la cuarta parte de ellas se usan actualmente en la escuela y el ciberespacio, y la mayoría de las que se emplean son utilizadas de modo esporádico. Miles de lenguas -aun cuando sean un perfecto instrumento para las poblaciones que las usan como medio de expresión habitual- están ausentes de los sistemas educativos, los medios de comunicación, la industria editorial o el dominio público en general.

De manera que es urgente pasar a la acción. ¿Cómo? Alentando y elaborando políticas lingüísticas que permitan a cada comunidad usar su idioma materno de manera tan amplia y frecuente como sea posible, en la educación inclusive, y al mismo tiempo adquirir el dominio de una lengua nacional o regional y de otra internacional. Estimulando asimismo a las personas que hablan una lengua dominante para que lleguen a poseer otro idioma nacional o regional, y una o dos lenguas internacionales. El plurilingüismo consciente es el único medio de permitir que todos los idiomas tengan su lugar propio en nuestra sociedad mundializada.

Por eso la UNESCO invita a los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas, las organizaciones de la sociedad civil, las instituciones docentes, las asociaciones profesionales y todas las demás partes interesadas a que multipliquen sus actividades en pro del respeto, la promoción y la protección de todos los idiomas, en particular de las que están en peligro, en cualesquiera situaciones de la vida individual y colectiva.

Ya sea mediante iniciativas en el ámbito de la enseñanza, del ciberespacio o del contexto alfabetizado; ya sea mediante proyectos relativos a la salvaguardia de las lenguas amenazadas o sobre la promoción de los idiomas como herramientas de integración social; ya sea para explorar los vínculos entre las lenguas y la economía, entre las lenguas y los conocimientos autóctonos o entre las lenguas y la creación, es importante promover por doquier la idea de que "las lenguas cuentan".

En ese contexto, la fecha del 21 de febrero de 2008, novena edición del Día Internacional de la Lengua Materna, asumirá una importancia singular y constituirá una efeméride especialmente propicia al lanzamiento de iniciativas orientadas a promover los idiomas.

Nuestro objetivo común es lograr el reconocimiento, en el ámbito nacional, regional e internacional, de la importancia de la diversidad lingüística y del plurilingüismo en los sistemas educativos, administrativos y jurídicos, en las manifestaciones culturales y en los medios de comunicación, en el ciberespacio y en los intercambios comerciales.

El Año Internacional de los Idiomas (2008) nos ofrecerá una ocasión única de avanzar decisivamente en la consecución de esos objetivos.

  • Author(s):Mr Koïchiro Matsuura
  • 05-11-2007