UNESCO.ORG La Organización Educación Ciencias Naturales Ciencias Sociales Cultura Comunicación & Información
  Diversidad cultural
  Patrimonio mundial
    En Europa 
       Bosnia y Herzegovina 
       Serbia y Montenegro 
       Italia 
          4. Venecia y su laguna
             La adaptación de las técnicas de construcción a las exigencias del terreno 
             El control progresivo del terreno 
       Federación de Rusia 
  Patrimonio inmaterial
  Acción normativa
  Diálogo intercultural
  Industrias culturales
  Artes y creatividad
  Derecho de autor
  Museos
  Turismo cultural

    

Actividades culturales de la UNESCO en el mundo 

Entrada Mapa del sitio Imprimir Enviar Suscríbase
4. Venecia y su laguna 

Venecia se extiende sobre un conjunto compacto de 118 islas sumamente próximas, unidas por 160 canales, en medio de una laguna de unos 50 km de longitud y 15 km de anchura (551 km2 de superficie). 

geographie3.gif
La laguna de Venecia
Separada del Mar Adriático por una franja arenosa, se accede a la laguna por tres pasos: el Porto di Lido, el Porto Malamocco y el Porto di Chioggia. Los canales naturales y artificiales, balizados con postes, son navegables. La profundidad natural media de la laguna es muy escasa y no suele sobrepasar 1 ó 2 metros.

La laguna se divide en cuatro tipos de superficies:

La primera comprende las superficies no sumergibles, esto es, las islas, los islotes y los diques, y equivale a un cuarto de la superficie total.

La segunda abarca las superficies únicamente sumergidas por las grandes mareas. Estas tierras, cubiertas de vegetación adaptada al medio salino, presentan las características de las marismas y se las conoce con el nombre de barene, es decir, bancos de arena.

El tercer tipo lo constituyen las superficies sumergidas por las aguas de cada marea, con vegetación exclusivamente acuática. En esta categoría se encuentran las velmes, extensiones de lodo visibles con marea baja y en las que se pierden los canales menores o ghebi.

El cuarto tipo son los canales, que pueden ser naturales o artificiales, ya que la laguna lleva varios siglos de adaptación regular a las necesidades de sus habitantes.

En medio de la laguna, la mezcla insólita de aguas dulces y saladas está sometida a una renovación permanente gracias al sistema de corrientes y mareas. Este movimiento permite que se purifique y oxigene el agua de la laguna y de los canales, fenómenos esenciales para toda la vida acuática.

Las partes que reciben este aporte constante de agua fresca constituyen la "laguna viva"; las demás, la "laguna muerta". Esta porción muerta comprende: los pantanos, algunos canales, los ghebi y los "valles de pesca", esto es, las partes cercadas de la laguna destinadas a la industria pesquera.

El fenómeno de las mareas del Mar Adriático se produce cada seis horas y llega al mismo tiempo a los tres pasos de la laguna, cuyas aguas frenan la corriente, de modo que el agua salada penetra despacio. Sin embargo, el agua se comporta de distinta forma cuando toma un canal natural y un canal artificial. En el caso del canal natural, la amplitud de la marea disminuye debido a las irregularidades y al encuentro con las barene durante su recorrido, pero en el otro caso la velocidad aumenta porque nada retiene el agua, lo que provoca múltiples daños.

Los venecianos supieron aprovechar las particularidades de este terreno poco hospitalario a priori e instalaron en él una república floreciente.




Sector de la cultura
División del Patrimonio Cultural
   Misión
   Programa
   ¿Quién es quién?
   Redes y socios
   Premios y celebraciones
Centro del Patrimonio Mundial
   Misión
   Programa
   ¿Quién es quién?
   Redes y socios
Para ver
Recursos